Etiqueta: sexo

Tensión y muertes por hacerse con el poder en «Juego de Tronos»

Bastantes años después que la mayoría, en esta santa casa nos sumamos al carro de Juego de Tronos el pasado diciembre.

La suscripción gratuita por el periodo de un mes de HBO nos permitió maratonear todas las temporadas (a falta de la última que se estrenaría en primavera) aprovechando las festividades varias de esas fechas.

Por supuesto, tiempo después, cuando se estrenó en todo el mundo el cierre de esa aventura que había durado varios años en emisión, decidimos que tendríamos una cita los lunes por la noche, después del trabajo, ya que jamás entró en nuestros planes verlo de madrugada en pleno estreno por mucho que tocase esquivar durante el día spoilers por todas partes. Era casi imposible no estar en la onda, no tener ni idea de que estuvieran echando los últimos capítulos de esta serie de fantasía porque, incluso sin tener interés alguno, se veían comentarios y entradas en todas las redes sociales, diarios y revistas digitales. Creedme, Juego de Tronos fue, posiblemente, la mayor moda en varios años. Tenía que tratar de no entrar en la pestaña de Google Now, tenía que ir de puntillas por todo internet hasta que me calzaba mi pijama de Lannister o de Stark (según la ocasión) y veía que se nos venía encima esa semana. Era como un ritual hasta que, poco después del tañido de campanas, llegara la calma y todo volviera a ser como antes, sin dragones, sin luchas por gobernar en los siete reinos.

Juego de Tronos es la adaptación de los libros pertenecientes a la saga «Canción de Hielo y Fuego» del consagrado escritor estadounidense George R.R. Martin que estuvo involucrado directamente con la serie audiovisual prácticamente en todas las temporadas, no solo para asegurarse de que saliera algo acorde a su obra, sino también para contarles cosas que les ayudaran a escribir los guiones y finalizarla, ya que todavía no ha escrito todas las novelas de que constará su relato de fantasía.

Tanto Juego de Tronos como Canción de Hielo y Fuego siguen sus caminos por su lado a partir de cierto punto. No es sólo porque estén en formatos distintos, porque la información que nos llegue de ellos difiera por el medio haciendo que haya recortes y cambios menores en la versión de pantalla para que funcione mejor, sino que queda bastante desligado de cosas que hay publicadas a día de hoy con personajes que no aparecen o con relaciones cambiadas; aspectos que, posteriormente, podrían tener más peso en la narrativa del autor.

Martin tiene fama de matar a sus personajes como si nada. Se suele bromear con el número de bajas e incluso se han visto libros tuneados con marcas por fuera con post-it supuestamente en cada momento donde muera alguien. Se exagera con tales afirmaciones aunque, curiosamente, también es cierto que no le tiembla el pulso para ello. Ya desde la primera temporada pude dar buena fe de ello. El desarrollo que se da a los personajes, incluyéndose a multitud de secundarios, es brutal.

¿Es recomendable esta serie llena de traiciones, romance, aventuras y fantasía? Sin duda. No es perfecta, pero su trama engancha una barbaridad, sus actores son de aúpa y el ritmo es más que adecuado para no aburrirse ni entre capítulos ni entre temporadas, aunque la última haya sido tan controvertida y su final no haya resultado del agrado de unos cuantos entre los que yo no me incluyo.

Arrastrados por los vicios de ‘Californication’

californication

En menos de dos semanas nos ventilamos en casa la serie Californication que vimos desde un servicio de streaming al que estamos sacando un enorme provecho.

Esta serie, protagonizada por el protagonista de Expediente X, deja claro que David Duchovny no está nada encasillado a pesar de haber estado tantísimos años haciendo el papel de inspector pavisoso rodeado siempre de casos paranormales y, de hecho, Hank Moody, el protagonista de esta historia no se parece en nada a lo que muchos estábamos acostumbrados a ver de él, pero es que tampoco es un personaje que uno se encuentre en muchas historias, ya que es un despojo, pero al mismo tiempo un caballero.

Hank Moody es un escritor vagorro, fiestero, con adicción por el sexo y sobre todo, un completo enamorado de su chica y un auténtico amante de la figura de la mujer y no solo por llevarse a todas las que puede a la cama, sino también por el enorme respeto que siente por ellas porque aunque se pase la vida metiendo la pata y se meta en muchos fregados, es un hombre fiel siempre que está con alguien, a pesar de su adicción, y es también feminista, todo un luchador a su modo de la igualdad que no duda en defender por ejemplo a una prostituta, porque considera que ni el ser mujer ni su trabajo son sinónimo de que otro se aproveche de ella.

La serie entera gira en torno a este personaje, a su relación con Karen que tan pronto están juntos como separados, casi siempre por malentendidos, aunque a veces también porque ella es un poquito cabrona. Y también tenemos siempre ahí algo que está ligado estrechamente con Hank, su representante y la mujer de éste.

Siempre en tono de humor, con títulos de episodios con nombre de canción de Rock&Roll (y el de la propia seria también, haciendo referencia a la canción y disco «Californication» de Red Hot Chili Peppers, y que tanto le pega por aquello de que es en California y se fornica muchísimo) veremos cientos de situaciones desternillantes e interesantes de uno de los mejores personajes de ficción, porque el que no sea una serie coral tampoco es malo (ahí tenemos al Dr. House).

La adicción hacia Californication una vez que uno empieza a verla es comparable a la de Hank por el alcohol, las drogas o el sexo porque los diálogos y escenas son tan interesantes en cada una de las temporadas (salvo en la última que a mi parecer sobra por completo y quedaba cerrado todo bien sin meter el efecto culebrónico de la nada) que lo más normal es que si os ponéis a verla también busquéis siempre hueco de donde sea o la metáis de fondo mientras realizáis otras actividades porque es muy grande.

Si tenéis problemas con lo sexual y para vosotros es un tabú, entonces mejor que os mantengáis alejados de algo tan lleno de escenas de cama, chistes picantes y filias de todo tipo, pero no es algo pornográfico y explícito, sino que es una serie de humor que trata sobre ese tema abiertamente.

Cómo evolucionan los personajes que rodean a Hank, junto con él mismo, o los momentos de flashback para comprender mejor el presente al conocer el pasado también molan mucho, ¡si es que no puedo decir nada malo de esta serie, porque lo pasé tan bien con ella!

De verdad que si podéis, echadle un ojo porque es una pequeña joyita que puede pasar desapercibida.

[Arriba]