Manga

En las entrañas del monstruo de Monster

Casualmente, en dos entradas de este blog sobre dos películas diferentes de Guillermo del Toro (la de La cumbre escarlata y la de El laberinto de el fauno) mencioné lo mucho que adoraba Monster, de Naoki Urasawa. Que de entre todas las cosas de terror de las que he soltado opiniones en este espacio haya sido en eso, me hace gracia, pero lo que ya me la hace bastante menos es que, pese a mi obsesión con esta obra, todavía no hubiera escrito nada acerca de ella de manera propiamente dicha aquí, en Multiversos difuminados.

Hace mucho, muchísimo que tuve mi primer acercamiento con esta obra. Recuerdo una edición vieja de planeta, como de revistilla que me llamaba la atención en las librerías por su título más que por lo que podría apreciarse en esas portadas tan feas. Reconozco que nunca me dio por hojearlas, porque tenía una cantidad de recursos económicos muy limitada y no podía permitirme esos cómics. Más adelante, en una fecha desconocida, pero en el año 2004, tuve mi primer contacto con el anime. Recuerdo que me puse el primer capítulo y que, al terminarlo, me quedé bastante impresionada, con sensación de tener que asimilarlo. Al día siguiente volví a verlo. A partir de ese momento, fui siguiendo la serie a un ritmo regular. Ese anime, realizado por Madhouse (que en aquel momento era mi estudio favorito), me pareció increíble y durante un tiempo no dejé de recomendarle la serie a todo el mundo. También leí que su autor, Naoki Urasawa, no estaba nada contento con el resultado y que es por eso que no permite que realicen más adaptaciones de sus manga. A decir verdad, no entiendo qué pegas puede tener, pero es su decisión y hay que respetarla. Cuando Planeta comenzó a sacar una edición nueva bastante cuidada de Monster, tanto mi chico como yo tuvimos claro que teníamos que hacernos con ella. Por supuesto, guarda un espacio de honor, junto con el resto de la obra de ese mangaka tokiota al que adoramos. Aunque me la leí en su día, ha caído una pequeña relectura para tener más fresco todo antes de proceder a ponerme a trabajar en este post. Junto con el manga, también me he releído el libro de cuentos Obluda y la novela Another Monster; lo primero está incluido en el propio manga cuando corresponde que por narración aparezcan, mientras que lo otro es un falso ensayo que no aporta nada adicional salvo por la curiosidad de qué sucedió con el último capítulo de la serie de dibujos animados Steiner el magnífico, a la que estuvo enganchado durante su infancia un personaje de Monster, Grimmer.

Son muchas las personas que se refieren a Naoki Urasawa como el maestro del suspense en este formato y no es para menos. La historia trata sobre un médico que está en una posición cómoda de cara a la galería, pero al que están fastidiando desde dentro. Como de bueno es tonto, no parece importarle, hasta que le llegan varios sopapos repentinos de golpe que hacen que todo cambie para él, incluso él mismo. Detrás de todo está su máxima de que todas las vidas tienen el mismo valor, que su meta es salvarlas y, al mismo tiempo, está la culpa por si se equivocó al evitar la muerte de alguien que parece estar detrás de uno de los mayores terrores que ha asolado nunca a Alemania, salvo por el fuhrer, al que se asemeja demasiado, según dicen varios testigos con los que irá encontrándose a lo largo de una aventura en la que más, Tenma, más que buscar su inocencia de los cargos por los que un detective le persigue, lo que hace es tratar de averiguar la verdad. Quién es Johan, qué quiere. Ese joven, que en ocasiones no es más que una sombra, respeta a quien le otorgó una segunda oportunidad mucho más que a cualquiera de sus padres adoptivos (mírame, dr. Tenma, mira lo grande que se ha hecho el monstruo en mi interior, le hace saber), mucho más que a cualquier humano, con la excepción de su hermana gemela que, sin embargo, le detesta a él por lo que pasó junto a él durante una infancia repleta de miedos y recuerdos que ha encerrado en el baúl más oscuro de su mente.

Los capítulos pasan volados y aunque se van solucionando misterios, siempre surgen nuevos en una trama que da mucho de sí. Es increíble lo bien hilado que está todo y lo bien que va soltando las pistas el autor sin que lleguen a ser cosas demasiado obvias ni después te parezca que se ha sacado de la manga lo que correspondía por conveniencia de guion.

Monster es un manga que en su edición más reciente consta de 9 tomos en formato kanzenban, es decir, más grande, con mas páginas e incluso con unas cuantas de ellas a color. Si estuviera en tomos normales, serían el doble. Lo increíble es que de sus más de tres mil páginas no sobra ni una, no hay nada que dé la sensación de estar metido como relleno y cada una de las historias que se cuentan, cada uno de sus múltiples personajes secundarios tiene su razón de ser dentro de esta historia tan trepidante como interesante.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.