Serie

Sobreviviendo a las Escape Room en Alice in Borderland

Existen innumerables obras que están basadas en Alicia en el país de las maravillas (Alice in Wonderland en el original). Algunos son retellings puros y duros sobre la novela de Carroll y en otros casos se toma prestado a alguno de sus personajes o detalles del mundo para incluirlo dentro de una ficción con voz propia. El último caso en que lo he visto es el de una producción de Netflix en la que directamente el título es similar al original. Me refiero a Alice in Borderland, adaptación de un manga homónimo que está cerrado y que cuenta ya con un spin-off y una continuación.

De un tiempo a esta parte están muy de moda las Escape Room, es decir, esos lugares en los que te encierras voluntariamente con otras personas, pagas una tarifa y, entre todos, hay que averiguar cómo escapar de ahí antes de que finalice el tiempo límite. Esto, dentro de la ficción se transforma en juegos de supervivencia como los que se dan por ejemplo en mangas como Judge o Tomodachi Game, por citar dos obras que estén licenciadas en España. La temática de Alice in Borderland tiene una inspiración clara en algo así.

Lo primero que vemos son unas pinceladas del protagonista y sus amigos. Después de un rato cualquiera en uno de sus tantos encuentros, tras hacer el tonto y quedarse encerrados en un sitio, cuando vuelven al exterior se percatan de que toda Shibuya está vacía. Mucho se habló hace años de lo extraño que era el imaginarse una Gran Vía madrileña sin un solo humano en ella como referencia a cierta película española, pero eso no era tan impactante como lo que supone que esa zona en concreto de Tokyo esté sin un alma, a excepción de esos tres personajes que, extrañados, buscan por todo el barrio a cualquier otro ser de su especie. Muy pronto terminan dentro de un juego del que no comprenden nada, pero averiguan que les va la vida en ello, tanto si están de acuerdo como si no. Arisu, el protagonista, que hasta el momento había estado muy apático, en cierto momento se emociona porque ha resuelto el acertijo y sabe cómo hacer que todos salven el pellejo.

El peligro acecha en cada momento a los personajes, especialmente a los principales tanto con los juegos en sí como todo lo que viene vinculado a ellos.

Es muy fácil meterse dentro de la historia y simpatizar con ese protagonista que desea no solo salvarse, también hacer que nadie más sufra ni pierda la vida, cosa que no es sencillo en absoluto con lo retorcidos que son los desafíos, especialmente si salen los corazones, ya que cada palo implica un estilo de juego y no son para nada equivalentes en cuanto a lo que pueden suponerte como persona.

Alice in Borderland es muy intenso y lleva un ritmo bastante frenético a partir de cierto punto de inflexión en la trama. Queda abierto, por lo que no sería de extrañar que, debido a su éxito, veamos en el futuro una segunda temporada con más aventuras.

No he leído el manga, por lo que no sé hasta qué punto es una adaptación fiel. Lo que puedo asegurar es que a mí me lo ha hecho pasar muy bien esta serie de terror que comenzamos a ver en casa solo porque la acción sucedía en Tokyo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.