Etiqueta: música

Shigatsu wa kimi no uso: una melodía que te hará llorar

shigatsu wa kimi no uso

¿Os ha pasado lo de pensar que cuando tengáis un poco de tiempo o cuando sea tan fecha vais a hacer esto o lo otro y luego nada? A mí me ocurre de una manera más rara, porque es cierto que cuando uno está algo más libre tiene la sensación de que el tiempo se desliza lentamente de entre los dedos sin saber muy bien dónde se va, pero también que en realidad termino cambiando algunas cosas por otras, en plan de leer otros libros o ver otras series, aunque algunas cosas permanecen como en los planes iniciales. De una de éstas me vi Shigatsu wa kimi no uso, que no la tenía entre las prioritarias, pero que me alegro de haber visto.

Lo que me impulsó a ponerme con este anime dramático sobre músicos adolescentes fue el manga, editado aquí en España y del que leo cada tomo con voracidad según lo tengo en mis manos. Con Nodame Cantabile, un josei de música clásica (pero de corte cómico) me gustó mucho más la adaptación animada porque así podía escuchar las canciones y en Shigatsu wa kimi no uso, aunque al final no se centre tanto en eso, sino muchísimo más en las relaciones personajes y en el resquebrajado corazón de su protagonista (Kosei Arima) también he disfrutado mucho más de él, aunque debo decir que el manga todavía no lo he terminado y que me queda por recorrer la mitad del camino.

Shigatsu wa kimi no uso (四月は君の嘘, Your lie in April o Tu mentira en abril) trata sobre un momento en la vida de cuatro amigos de 14 años que sufren por amor: por el amor al deporte, a la música o hacia otra persona, por la pérdida de alguien importante o por el temor a no saber si podrán ver cumplidos sus sueños. Las inseguridades se reflejan en su día a día, en su manera de jugar en el caso de dos de ellos y en la forma de tocar en la de los otros.

Los personajes son de lo más carismáticos y están muy bien definidos: Kosei es serio y de gran corazón, tiene un trauma tremendo y aunque lleva años huyendo de él, le toca enfrentarse de nuevo a ello; Kaori es una chica divertidisísima, muy fuerte y que se lanza de lleno a alcanzar sus sueños sin importarle lo que pienses los demás, es del tipo Carpe Diem y una golosa empedernida; Tsubaki es la mejor amiga de Kosei, se conocen desde canijos y siempre se han apoyado el uno en el otro, aunque le gusta chincharle y es un poco violenta; Watari es un chulito de puertas para afuera, pero un miedoso y un buenazo en su interior, aunque siempre va con su máscara puesta excepto para sus dos mejores amigos, Kosei y Tsubaki. Lo mejor de todo, es que con sólo esos personajes, la trama va envolviendo de tal modo según avanzan los capítulos que es como si cada pequeña melodía, tanto de las tocadas como de las silenciosas, las expresadas con gestos y suspiros, se metieran dentro de la piel.

La serie es un drama de la cabeza a los pies, uno muy bonito, que huele a dulce de pastelería, tiene el tacto de un gato negro y suena haciendo vibrar como sólo dos músicos profesionales con un estilo propio pueden hacerlo, dando su toque particular a las partituras de los grandes clásicos.

¿Acaso puede una mentira hacer llorar? Sin duda, pero eso no lo descubriréis hasta el final, si os animáis a ver esta pequeña maravilla no tan popular como debiera.

Idols de sobremesa con Love Live School Idol Project

love_live_school_idol_project

¿Creíais que mi primer contacto con Love Live había sido a través del juego de móviles o de la invasión de mercha que había en las tiendas de Akiba en verano pasado? En realidad había visto algún capítulo de anime para una miniselección de 9 que duró más bien poco (entre otras cosas porque la nula periodicidad está siempre presente ahí) pero después sí que me puse a verla muchísimo después debido al vicio con Love Live SIF.

Al igual que otros se ponen la tele de fondo mientras comen, yo tenía Love Live School Idol Project y a veces, de propina, como sobremesa ahí se quedaban un poquito más. La verdad es que no tardé nada en verme las dos temporadas una vez que le di al play al primero de los capis ya con intención de verla y como ya conocía a los personajes, la miraba ya con otros ojitos, porque no es lo mismo ver a los personajes por ahí pululando sin conocer su personalidad ni saber su nombre, que habiendo leído ya varias cosas sobre las chicas del instituto Otonokizaka, ése del que intentan evitar su cierre a toda costa y por el que se forma el grupo de idols de μ’s, unas chicas super diferentes, pero que se compenetran muy bien y que se han ganado un hueco en el corazoncito de millones de fans en todo el mundo en este fenómeno que hace que los discos del anime se vendan como rosquillas en los lugares en los que está licenciada, que no haya evento de anime sin gente disfrazada de Nico, Maki, Eli, Nozomi y compañía o que la cola para los cines en la película de Love Live (estrenada la semana pasada en Japón) fuera larguísima desde horas antes de la primera sesión de tantas ganas que tenían todos los “livers” de ver a sus idol favoritas rumbo a New York.

Es la primera serie de idols que me gusta y lo ha hecho porque es muy ligera y las chicas son de lo más carismáticas y divertidas, aunque el anime no era tampoco una cosa megaoriginal ni nada, pero las situaciones de cómo se van conociendo hasta formar el grupo o lo que luchan por salvar su escuela y ser las más populares como idols, estaban bien y hacían bastante gracia ya que se tira hacia el humor, aunque haya alguna escena un poco más tristona, sobre todo el final de la segunda temporada, que por más que fuera algo que se ve venir, daba algo de penita.

El futuro de Love Live es algo incierto, ya que ahora serán otras idols de instituto las que tomarán el relevo. De ellas poco se sabe, pero parece ser que no habrá más μ’s y que la película es una despedida en la que se cuenta justo ese misterio que se traían entre manos todas en la última escena de la segunda temporada.

En Love Live, a pesar de ser una serie de idols, no hay demasiadas actuaciones ni canciones y, de hecho, la mayoría de singles y álbumes se han lanzado a posteriori porque todo forma parte de una colaboración entre una discográfica y el estudio Sunrise y una cosa da fuerza a la otra. Es decir, que en el anime cantan y bailan muchísimo menos que en una película de Disney, pero que quien quiera videoclips, conciertos y música tiene a su alcance todo eso con una pasmosa facilidad y, como nexo de ambas cosas, en cierta parte, está el juego en el que tenemos música y escenas de las chicas que no están ni en el anime, ni en los CD Drama ni en el manga (que es diferente también) ni en ninguna parte.

Además de todo esto ya oficial que hay, los fans (como decía) son tan numerosos que no son pocas las producciones que hay a raíz de esto y en las que continuamente se empareja a unas chicas con otras, como si fueran novias, pero es siempre más por los gustos que otra cosa ya que Love Live no es una serie yuri (de chica por chica) aunque en muchas ocasiones su amistad tan profunda y el rollito que se traen entre algunas se puede interpretar de ese modo, especialmente en los casos de: Nozomi con Eli, Rin con Hanayo o Nico con Maki, que están siempre juntas e incluso diciendo que se quieren o dándose arrumacos, pero son solo buenas amigas hasta que se demuestre lo contrario.

Cada fan tiene una μ’s favorita y la mía es Nico, porque es un trasto, aunque también me gustan muchísimo las otras dos integrantes de su subunit (BiBi), es decir, Maki y Eli, de las que juntamos sus nendoroid en casa y están delante del ordenador principal de trabajo.

¿Vosotros habéis visto Love Live o jugáis a su juego? ¿Quién os gusta?

[Arriba]