Etiqueta: literatura

Hablando de mi primera Mont Blanc en la colección de artículos de escritura

fotos pluma_-_001

Una de mis perdiciones, de siempre, han sido los artículos de papelería, que unidos a mi pasión por la literatura están en lo más alto de mis intereses y encima encaja todo tan bien junto… ¿verdad? Toda la vida mirando escaparates, secciones de papelería en diversos centros comerciales, conociendo tiendas especializadas en distintas ciudades… y por fin, tras desearla desde mucho antes de que me fijara ni tan siquiera en otras cosas como la cultura japonesa, tengo una pluma estilográfica Mont Blanc, la mejor adquisición para la colección de artículos de escritura tan variopinta con la que cuento y en la que englobo sobre todo material desechable que, en menor medida, también me fascina como un set especial formado por un número bastante alto de bolígrafos de colores de Uniball o Pilot, gomas de Faber Castell protegidas en su funda, rotuladores y roller de Rotring y otras marcas, etc. Todo lo que me ha ido llamando la atención, que estuviera dentro de mis posibilidades ha ido cayendo en mis manos y lo extraño es que en Japón tan solo cayera un portaminas la mar de mono (y barato) con minas de dureza semiblanda, porque en mi repertorio de objetos puede haber un poco de todo, a excepción de lo que considere herramientas del diablo como los famosos Bic cristal (de toda la vida, como se conocen) y otras tantas cosas similares con las que ni se escribe en condiciones ni son idóneas para ello porque terminan deformando los dedos al tener que hacer mucha más presión que con cualquier bolígrafo de gel o similar.

fotos pluma_-_007Comentaba que por fin, tras tantos años de espera, suspirando cada vez que veía el logo de Mont Blanc, tengo mi primera adquisición de la marca y es nada menos que de un modelo perteneciente a su colección de escritores. Desde 1992 cada año han sacado una pluma sobre un escritor y en 2012 le tocó el turno a Jonathan Swift, autor de los viajes de Gulliver, del que es mi pieza de coleccionista que he cargado con tinta verde que tenía por casa de una Waterman que había estado usando hasta el momento y que no se va a jubilar precisamente.

No es que ésta fuera la primera pluma que me gustaba de los escritores, ya que por ejemplo la de Poe me vuelve loca, pero estas cosas limitadas ya se sabe que o tienes la suerte de verlas cuando toca (o cuando los astros parecen haberse alineado para ti) o desaparecen y de ellas nunca más se supo… igualmente, Swift me encanta con sus sátiras y su libro de los Viajes de Gulliver (que releeré pronto) es una pasada y gracias a él existe la película “El castillo en el Cielo” de Ghibli, en la que se hace un viaje a la isla de Laputa, nombre que se censuró en España y se cambió por Lapunto ya que sonaba mal.

fotos pluma_-_010Puede parecer tontería, pero la suavidad con la que se escribe con una gama alta como ésta es algo que uno tiene que probar por sí mismo. Además, unido a la elegancia y a lo gordita que es (prefiero siempre las plumas más bien gruesas porque me hago mejor a ellas), es toda una maravilla. Además de tener la firma de Swift en un lateral, está llena de otros detalles sutiles en todo su diseño, como las cuerdas con las que los liliputienses ataron a Gulliver cuando llegó a su país, el capuchón con forma de sombrero de la época con unas escaleritas en su solapa o el grabado sobre el plumín en el que se ve también una de las escenas de las ocurridas en Liliput.

Las fotos que os pongo no reflejan del todo bien la belleza de esta pluma de la que tan orgullosa me siento y que ahora llevo conmigo a prácticamente cualquier lado, ya que ni dispongo de un objetivo macro, ni tenía una iluminación adecuada, ni soy una experta en fotografía, pero creo que valen para que os hagáis a la idea de su diseño y de lo bien hecha que está esta pequeña preciosidad.

¿Os mola? ¿Os pasa como a mí con las cositas de escribir?

fotos pluma_-_012

El embarazo de mi hermana

El embarazo de mi hermanaCuando hablé de La fórmula preferida del profesor ya comenté que me había gustado mucho el estilo narrativo de Yoko Ogawa, su fluidez y naturalidad con las conversaciones y sus descripciones tan lejanas del aburrido realismo o de o que viene siendo el tedio en las historias de Ryukishi07, que si bien tienen cosas de lo más interesantes, la cantidad de paja por capítulo que mete son para mentalizarse a base de bien antes de ponerse uno a leer sus textos.

Ahora, tras un pequeño parón en el blog, debido sobre todo a que sigo esperando a que mi Nexux 7 vuelva a mis brazos, me gustaría hablaros de otro libro de literatura contemporánea japonesa y también escrito por Yoko Ogawa. Esta vez el escogido ha sido: El embarazo de mi hermana. La verdad es que ha sido un poco a ciegas, sin leer ni la sinopsis, ni ninguna reseña en ningún blog ni nada, simplemente ha sido ver el nombre de la autora en la portada y ya me ha valido para hacerme con él, y cuál ha sido mi sorpresa que además se trataba de una novela de terror, que es mi género favorito de siempre, como podréis saber los que seguís nueve, donde he publicado por ejemplo mis reseñas de todos y cada uno de los manga de Corpse Party y también la crítica de sus OVA.

El embarazo de mi hermana es un novela muy cortita que se lee en un suspiro y en la que una chica universitaria huérfana, que vive con su hermana mayor y con el marido de ésta, relata en su diario un poco cómo le va la vida especialmente desde que su hermana descubre que está embarazada. De este modo trata temas como pueden ser ganar peso, tener antojos, etc. Pero no es para nada un manual para embarazadas, aunque en  Japón miles de ellas se lanzaran como locas a las tiendas, ya que al contrario de lo que la mayoría de la gente se pudiera imaginar, no es un relato amable, sino uno en el que se nos muestra una familia podrida en la que cada uno va por libre, no les importa nada ningún otro integrante de la casa y además temen que el bebé que está por venir pueda ser algo negativo con lo que no vayan a ser capaces de enfrentarse.

Lejos de la alegría que normalmente podría tener alguien que decide seguir adelante con el embarazo, lo que tenemos es a una neurótica que no sabe lo que quiere y a una hermana pequeña a la que ha trastocado tanto el tema de su sobrino, que se obsesiona y en su diario tan solo anota prácticamente cosas que tengan que ver con el embarazo de su hermana, pero al mismo tiempo, cada uno lo que demuestra es que está solo y que casi lo prefiere así por miedo a relacionarse con otros, de modo que se observan todos un poco, pero no hay comunicación.

Aunque no se trata de un relato extenso, en todo momento se refleja la frialdad de los personajes, el pasotismo y es algo que me encanta, porque se palpa la tensión.

Lo mejor del libro, su final, del que ha habido bastantes quejas de gente que decía que no se entendía, que estaba demasiado abierto a la imaginación, que era repentino, pero yo no opino así, y de hecho el modo en que acaba, dejándonos con esa pequeña intriga, pero con todo cerrado al mismo tiempo, se utiliza muchísimo en los relatos de terror y es algo que a mí me encanta.

¿Alguno de vosotros se ha leído esta novela o tiene pensado hacerlo?

[Arriba]