Etiqueta: drama

Shigatsu wa kimi no uso: una melodía que te hará llorar

shigatsu wa kimi no uso

¿Os ha pasado lo de pensar que cuando tengáis un poco de tiempo o cuando sea tan fecha vais a hacer esto o lo otro y luego nada? A mí me ocurre de una manera más rara, porque es cierto que cuando uno está algo más libre tiene la sensación de que el tiempo se desliza lentamente de entre los dedos sin saber muy bien dónde se va, pero también que en realidad termino cambiando algunas cosas por otras, en plan de leer otros libros o ver otras series, aunque algunas cosas permanecen como en los planes iniciales. De una de éstas me vi Shigatsu wa kimi no uso, que no la tenía entre las prioritarias, pero que me alegro de haber visto.

Lo que me impulsó a ponerme con este anime dramático sobre músicos adolescentes fue el manga, editado aquí en España y del que leo cada tomo con voracidad según lo tengo en mis manos. Con Nodame Cantabile, un josei de música clásica (pero de corte cómico) me gustó mucho más la adaptación animada porque así podía escuchar las canciones y en Shigatsu wa kimi no uso, aunque al final no se centre tanto en eso, sino muchísimo más en las relaciones personajes y en el resquebrajado corazón de su protagonista (Kosei Arima) también he disfrutado mucho más de él, aunque debo decir que el manga todavía no lo he terminado y que me queda por recorrer la mitad del camino.

Shigatsu wa kimi no uso (四月は君の嘘, Your lie in April o Tu mentira en abril) trata sobre un momento en la vida de cuatro amigos de 14 años que sufren por amor: por el amor al deporte, a la música o hacia otra persona, por la pérdida de alguien importante o por el temor a no saber si podrán ver cumplidos sus sueños. Las inseguridades se reflejan en su día a día, en su manera de jugar en el caso de dos de ellos y en la forma de tocar en la de los otros.

Los personajes son de lo más carismáticos y están muy bien definidos: Kosei es serio y de gran corazón, tiene un trauma tremendo y aunque lleva años huyendo de él, le toca enfrentarse de nuevo a ello; Kaori es una chica divertidisísima, muy fuerte y que se lanza de lleno a alcanzar sus sueños sin importarle lo que pienses los demás, es del tipo Carpe Diem y una golosa empedernida; Tsubaki es la mejor amiga de Kosei, se conocen desde canijos y siempre se han apoyado el uno en el otro, aunque le gusta chincharle y es un poco violenta; Watari es un chulito de puertas para afuera, pero un miedoso y un buenazo en su interior, aunque siempre va con su máscara puesta excepto para sus dos mejores amigos, Kosei y Tsubaki. Lo mejor de todo, es que con sólo esos personajes, la trama va envolviendo de tal modo según avanzan los capítulos que es como si cada pequeña melodía, tanto de las tocadas como de las silenciosas, las expresadas con gestos y suspiros, se metieran dentro de la piel.

La serie es un drama de la cabeza a los pies, uno muy bonito, que huele a dulce de pastelería, tiene el tacto de un gato negro y suena haciendo vibrar como sólo dos músicos profesionales con un estilo propio pueden hacerlo, dando su toque particular a las partituras de los grandes clásicos.

¿Acaso puede una mentira hacer llorar? Sin duda, pero eso no lo descubriréis hasta el final, si os animáis a ver esta pequeña maravilla no tan popular como debiera.

Akai Ito (赤い糸)

Akai-Ito

El último dorama que me he visto ha sido Akai Ito  (赤い糸) con el que he vuelto una vez más a otra historia de llorar como una magdalena. Akai Ito es un término que utilizan los japoneses y que significa “lazo rojo”, aunque normalmente dicen Akai Ito Unmei (lazo rojo del destino), pero en este caso, para acortar, quitaron la última palabra. El lazo rojo del destino hace referencia  a que todos estamos ligados a una persona especial desde nuestro nacimiento y se cuenta que nuestro dedo meñique está atado al de otra persona por un lazo rojo del destino que a nuestros ojos es invisible, pero que nos une para siempre, que es nuestra auténtica media naranja. También se dice, que por mucho que nos cueste encontrar a esa persona, ésta caerá tarde o temprano y notaremos algo especial desde un primer momento al estar destinados a estar juntos. Ese hilo rojo jamás se romperá, aunque pueda anudarse o doblarse incluso estando ya con esa persona para la que se ha nacido.

El dedo meñique, a raíz de esta historia que nació por un cuento en el que se narra la historia de un príncipe que deseaba saber a quién estaba ligado, es también importante en Japón a la hora de mostrar la fidelidad a los jefes de una banda yakuza (se cortan ese dedo para demostrar su lealtad al jefe) o desde niños hacen promesas entrecruzando los meñiques y canturreando una macabra canción para dejar claro lo que le debería suceder a aquel que no cumpla lo que ha prometido.

AkaiAkai Ito cuenta la historia de una chica llamada Mei que de niña conoce a alguien que cumplía los años el mismo día que ella, el 29 de febrero, algo que le sorprende enormemente al ser una fecha que tan solo se da una vez cada cuatro años. Sin embargo, ese encuentro es tan fugaz, que cuando esos dos se vuelven a encontrar, no se acuerdan el uno del otro y para cuando sepan que quieren estar juntos lo suyo se complicará de tal manera que casi dará la sensación de que, en realidad, el hilo rojo del destino no los estaba uniendo.

n0018096lLo mejor de la serie es que aunque lo principal sea la relación entre Mei y A-kun, siempre tendremos un montón de historias de otros personajes secundarios que tampoco lo pasan bien en absoluto y que además afectan a los protagonistas de manera directa. En Akai Ito se tratan temas muy duros como las la adicción a las drogas, las mafias y la explotación, la muerte, la inseguridad llevada al extremo… Y aunque al principio pudiera parecer que iba a ser un dorama romanticón y ya, al final lo que tenemos es un dramón con todas las de la ley, muy bien llevado y que engancha una barbaridad con cada nuevo problema al que tiene que hacer frente Mei que está siempre en el ojo del huracán y aun así no pierde el ánimo a pesar de que haya escenas en las que uno piense que es medio lela, especialmente en la época en la que está en el último de los institutos y que no es capaz de gritar bien fuerte que está harta y que no tiene por qué soportar lo que se ha convertido en una costumbre ya, aunque, si queréis saber a qué me refiero exactamente, lo mejor que podéis hacer es ver Akai Ito por vosotros mismos.

Sekai no chuushin de, ai wo sakebu (世界の中心で、愛をさけぶ) -Sekachu-

img_0Después de verme el drama romántico de 1 litro de lágrimas, me quedé con ganas de más y como su especial era un coñazo supino (como todos los especiales que hacen en dorama que o bien son resúmenes o son paja y más paja que no viene a cuento para una historia ya finalizada) pues busqué un poco por la red y di con Sekai no chuushin de, ai wo sakebu (世界の中心で、愛をさけぶ) que acortado y como los japoneses dicen se queda en Sekachu, porque a ellos les encantan los nombres largos y después siempre buscan una forma más cortita de referirse a ello.

Sekai no chuushin de, ai wo sakebu es un dorama de 11 capítulos basado en un libro homónimo que a España ha llegado bajo el título de Un grito de amor desde el centro del mundo, lo cual es muy acertado por las cosas que pasan. Aunque no me he leído el libro, no descarto hacerlo en el futuro, porque este dorama estaba chulo.

1126941164La serie comienza cuando el protagonista intenta enfrentarse a su pasado, diecisiete años después de que ocurriera algo que aún le sigue doliendo como si le hubiera pasado esta misma mañana. Perdió al amor de su vida de repente por una enfermedad que se la arrebató. Eran dos adolescentes que justamente tenían la misma edad que el tiempo transcurrido después y aunque no estuvieron mucho tiempo juntos, bastó para provocar en él un dolor tan profundo que tuvo que irse de su pueblo al graduarse del instituto y no regresa hasta un día en el que, por diferentes causas, se da cuenta de que va siendo el momento de esparcir las cenizas de su queridísima Hirose Aki. Ya desde el principio se nos cuenta qué pasó con esa chica, pero después, capítulo a capítulo se va viendo su historia de amor desde antes de que empezaran a salir hasta que se separaron para siempre y, entre medias de tanto flashback, se conoce también un poco al Matsumoto Sakutaro adulto, creando un enganche bastante considerable.

Sekachu6_229La historia está muy guay con momentos de risas, de llantos… y sobre todo es muy bonito ver la ternura con la que se quieren estos dos adolescentes. Son muy monos con sus intercambios de cintas dejándose mensajitos y demostrándose lo mucho que se quieren en cada momento a pesar de los malentendidos o de no tocarse fisícamente. En toda la serie se dan un par de besos y aun así, Sakutaro queda marcado de por vida con un vacío tan grande que nunca jamás logrará llenar.

El nombre del título de Sekachu viene de Uluru, un lugar del que Aki comienza a leer cosas desde el hospital tras conocer a otro chico con su misma enfermedad y que existe en la vida real, ya que es el nombre aborigen de lo que coloquialmente se conoce como Ayers Rock, una zona rocosa de Australia donde se dice que está el centro del mundo. Ella, continuamente, una vez ingresada, habla de Uluru porque se ha convertido en todo un sueño el viajar hasta allí y ver su cielo. De hecho, como en el hospital tan solo ve el techo y no el cielo, se obsesiona un poco y para que se encuentre mejor, su amor le lleva fotos del cielo hechas desde distintos lugares y a distintas horas para que tenga un gran repertorio.

Como curiosidad, la protagonista (que se hace llamar Ayase Haruka en la vida real, aunque ese no es su nombre) estuvo a dieta durante el rodaje e incluso se afeitó la cabeza para meterse más en el papel de su personaje.

Un litro de lágrimas (1リットルの涙)

09 Un litro de lagrimas

Para seguir ejercitando el oído con el japonés me he visto la serie “Un litro de lágrimas” (1リットルの涙, ichi ritoru no namida). Los nipones a las series las llaman dorama (ドラマ) por la palabra drama por el sentido de interpretación de la palabra que después debido a las obras de teatro griegas que eran en su mayoría tragedias, nosotros utilizamos continuamente con el sentido de que es algo para llorar, que es dramático y justo es algo que en Un litro de lágrimas se da también, aunque podríais imaginarlo con el titulito de marras.

838A83b83g838BUn litro de lágrimas es una serie de tan solo 11 episodios en los que se cuenta una historia basada en hechos reales para la que se han tenido en cuenta los registros del diario de Aya Kitou y también se ha hablado con sus parientes para así poder crear un guión de lo más fiel, aunque llevado al siglo XXI en lugar de estar todo a finales del siglo XX como en los hechos reales y cambiándose además el apellido de la protagonista (y por consecuente de su familia) por el de Eikichi y metiendo también a alguien cercano a ella para que hubiera una relación amorosa y de verdadero apoyo moral, pero por lo demás, tanto el trabajo de cada uno de ellos, como lo unidos que estaban todos o cómo se tomaban la noticia de la enfermedad de Aya y cada uno de los cambios que ella sufría, parece ser que están plasmados con mucha fidelidad y que realmente esta chica ha llegado a darle mucha fuerza y ganas de vivir a gente con otros problemas o incluso con su misma afección y que a día de hoy sigue siendo incurable, una enfermedad de degeneración espinocerebral con la que pierde, como se explica en la serie, el control sobre su cuerpo por completo.

a7a7f574En la serie se presenta de maravilla a los personajes y las escenas escogidas para ver la evolución de esa enfermedad tan dolorosa, junto con la manera de afrontarlo de la protagonista, siempre dejaban con ganas de ver otro capítulo más. Avanza todo tan rápido para la pobre Aya… es muy triste ver cada nuevo estado de su enfermedad y saber desde el principio cuál será su final, pero al mismo tiempo es bonito ver cómo lucha para continuar viviendo el resto de sus días de la mejor manera que pueda y sobre todo intentando ayudar a los demás mientras tiene la esperanza de que se consiga una cura con la que pueda volver a la normalidad, una cura con la que pueda seguir jugando al baloncesto, con la que pueda caminar junto a sus amigos, con la que pueda ser una chica como cualquier otra.

Aunque podéis pillar unas lloreras tremendas, merece la pena verse la serie, si no tenéis problemas con la versión original subtitulada, ya que esta serie no está licenciada en nuestro país.

No estoy muy puesta en actores, actrices, cantantes, etc. de origen nipón, porque hay tantos que… pero como suele ser habitual en las series, la protagonista es también una idol (Erika Sawajiri) y su amigo (Ryo Nishikido) está en un par de grupos de música de la discográfica Johnny’s Entertainment Imperial Records que ficha a los que por allí se consideran guaperas, es decir, que tiene lo que aquí llamaríamos grupos para quinceañeras.

Como no estoy nada puesta en doramas, podéis recomendarme alguno si queréis y os lo agradecería. Pero que sea de origen japonés, ya que aparte de como entretenimiento quiero verlos para escuchar el idioma.

 

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén