Etiqueta: Dalek

Doctor Who (Matt Smith, el undécimo Doctor)

vortex

Tras comentar mis impresiones con el noveno Doctor (Eccleston) y con el décimo (David Tennant) ahora que ya en casa nos hemos puesto al día con Doctor Who y aprovechando que justo hay parón al estarse grabando ahora la siguiente temporada y que esa contará con la llegada del duodécimo (Peter Capaldi), es el mejor momento para comentar lo que me ha parecido la saga de Matt Smith, es decir, del undécimo Doctor, ése al que Tennant pasó el relevo habiéndose despedido por todo lo grande al haberse protagonizado tantos momentos memorables y haber actuado de una manera tan sublime encarnando a ese Doctor tan, pero que tan molón.

Por primera vez, me han gustado mucho más los ayudantes que el propio Doctor. La historia de Amy y Rory ha abarcado prácticamente todos los capítulos en los que este Doctor ha estado ahí antes de su regeneración a Capaldi y de hecho la primera cara que vio fue la de Amy, una Amy de tan solo 7 años que estaba sorprendida por ver que un tío raro salía de una cabina azul, pero del que se enamoró platónica y perdidamente desde ese instante, quizás por los momentos de pedigüeño con la comida de este Doctor que decía desear una manzana y que la escupió con asco y que finalmente dio el visto bueno a unas natillas con barritas de pescado, un comistrajo con todas las de la ley de esos que yo misma sería capaz de hacerme si no fuera porque, en realidad, odio el pescado congelado.

tumblr_static_river-songLa historia de River Song, de la que tuvimos unas pinceladas en un capítulo con Tennant, cobra vida en esta etapa y todos los misterios que hay alrededor de esta mujer tan cercana al Doctor y con una relación tan especial al mismo tiempo, se resuelven a poquitos, dejándonos cada uno de ellos flipando un poco más con los viajes, con la línea temporal de cada uno, con el cómo se cruzan y con lo peligrosas que pueden ser algunas organizaciones que hay en este cúmulo de universos que no dejan de cambiar tanto de lugar como de momento. Brechas temporales a tutiplen, millones de paradojas (que por lo general se solucionan solas, como dice el Doctor) y un montón de nuevas aventuras son lo que encontramos en la etapa de Matt Smith como Doctor y aunque su destornillador sónico no mole tanto ni se pegue esas carreras, sus momentos de “Gerónimo” y algunos de brillantez están muy bien, aunque su personalidad es demasiado tranquila y al contrario que sus anteriores encarnaciones, él se da por vencido y si no fuera por sus acompañantes, se habría quedado tirado en la cuneta a las primeras de cambio.

wedding_01Aunque los Pond molan tanto como para que incluso se peleen por el apellido al no solo no estar dispuesta Amy a cambiar el suyo por casarse, sino que quiere que su Rory sea un Pond (y es lo que se merece por cómo es su relación), no son los únicos que ayudan al Doctor, ya que conoce a nuevos amigos y, además, al final tiene una nueva ayudante, su chica imposible, su Clara que me ha ganado totalmente desde el minuto uno y es que al principio de la etapa del undécimo, con el guionista nuevo que venía a cambio de Russell, es decir, con Moffat, daba la sensación de que quizás sus episodios individuales no eran tan chulos y que era todo una preparación para dejarnos con el culo roto a final de temporada haciendo que todo encajase, pero al final también entre medias había momentos épicos y al final, por méritos propios, se ha hecho con la máxima responsabilidad de la serie y es ahora el que maneja los hilos, haciendo que incluso haya vuelto el Doctor Guerrero, ése Doctor no numerado, pero que también era el Doctor aunque luchara con armas, porque se gastó regeneración en él y desde él salió Eccleston y, es que hasta le ha dado una vuelta de tuerca a todo en la película especial del 50 aniversario, en ese Day of the Doctor tan guay que he podido ver en 3D junto a Moi y de la que hemos disfrutado como enanos.

Como Neil Gaiman es un fan confeso (como buen británico) también se ha encargado del guión de un par guiones y ambos son muy buenos, uno sobre la Tardis y otro autoconclusivo en la época de Clara. Espero que el autor de The Sandman siga colaborando en el futuro, porque sus pequeños caramelitos, aunque alejados de la trama principal, molan mucho para tener viajes extras que nadie otro hubiera contado y que enriquecen también a Doctor Who, dos palabras que en las temporadas de Matt Smith se han repetido mucho y que en español sonaban como “¿Doctor… qué?” porque es la forma más acertada de traducirlo sin que pierda su sentido de misterio, eso que guarda el gran secreto del Doctor, su nombre, el que todos desconocen salvo, quizás, River Song.

Quedan muchas ganas de ver a Capaldi en acción, pero toca esperar y es uno de los mejores momentos para ir viendo a ratos la serie clásica por lo que me esperan nada menos que 26 temporadas por delante y, como diría el que es ya mi Doctor (se dice que todos tienen a uno) Allons-y.

Doctor Who (Tennant, el décimo Doctor)

David_Tennant_hints_at_Doctor_Who_50th_anniversary_return

El otro día ya hablé del vicio a Doctor Who, una serie de lo más entretenida de ciencia ficción que posee además el récord Guinness al ser la más longeva de su género, ya que recientemente cumplió 50 años y para conmemorar ese momento tan memorable, se hizo un capítulo especial con varios de los Doctores que han pasado por ella. Curiosidades aparte, si hace nada en mi post os contaba qué Doctor fue el que hizo que tanto Moi como yo nos estrenáramos ya de manera consciente en el visualizado de esta serie, sin saltarnos ni un capítulo y disfrutando de ella en condiciones, hoy toca que os cuente cosillas sobre la etapa del décimo Doctor, de ése que hasta el momento es mi favorito y dudo bastante que otro vaya a sacarle de su puesto, porque me ha gustado todo de la actuación de David Tennant que unido a los guiones de los capítulos en los que  ha aparecido durante tres temporadas completas y un último año de especiales hasta dejar la serie, han sido de lo mejor. Echaré de menos a ese Doctor tan Constantine con esa gabardina, esos pelos despeinados, su elocuencia y sus zapatillas deportivas de distintos colores y también los guiones de Russell T. Davies, que es además el productor gracias al cual esta serie volvió tras el parón de varios años.

david-tennant-is-doctor-who-posterEl cambio de Eccleston a Tennant (sin quitarle méritos al anterior), no pudo empezar mejor y es que la transformación en el especial de navida en que comenzó todo, fue una pasada, tanto por poder conocer a un nuevo Doctor que se mostraba tan animado y diferente del anterior y que incluso bromeaba con “cómo sería él esta vez”, como por ver de qué manera se desenvuelve. Aunque, la mejor parte, sin duda, es cuando salva al mundo en bata y se compara con Arthur Dent de La guía del autoestopista galáctico, sobre la que habrá muchísimas más referencias e incluso un capítulo llamado 42, por lo que a los fans de las dos cosas (como es mi caso) nos han dado justo en el punto débil para tenernos sonriendo como tontos y con las orejas dando palmas.

El Doctor, ni aun siendo un crack y currándoselo como un campeón, es capaz de hacerlo todo y aunque siempre termina salvando el mundo en sus distintas líneas temporales y universos, muchas veces hay bajas, situaciones que ni él puede cambiar, e incluso parece que sea él mismo el culpable de que se den algunos de los hechos históricos más famosos y que sin su presencia jamás hubieran ocurrido. Pero todo lo hace con buena voluntad, arriesga su vida continuamente por salvar las máximas posibles y vencer a los malvados sean de la especie que sean y lo mejor de todo es que nunca lo hará con ningún tipo de arma de fuego, blanca, etc, sino con un pequeño destornillador sónico para manipular objetos y circuitos y sobre todo con el poder del ingenio e incluso el de la palabra, del que descubriremos muchas cosas tras su viaje a la época de Shakespeare con su encuentro con las Carrionite, y que terminará siendo vital (como otros tantos capítulos) para hechos posteriores de la historia.

allons_y__allonso__by_jnapier99-d5nm1igTres acompañantes femeninas pasaron por la Tardis durante la época de Tennant (Rose, Martha y Dona) y las tres ocuparon un hueco importante en su corazón, aunque terminó su viaje sin ninguna de ellas. Sin entrar en detalles, y siendo cada una diferente de la anterior, todas fueron importantes para que a él no se le fuera la olla, para apoyarlo y para salvarlo también en ciertas ocasiones, ya que aunque él sea el Doctor, también necesita de manos amigas, por mucho que dé tantos animos con su “Allons-y” y que tan efectivos sean.

En estas temporadas conocemos al Amo (quienes no lo hicieran ya de la serie clásica) y se descubren cosas de los Gallifrey (pueblo del Doctor) la identidad del rostro de Boe e incluso vemos qué hubiera pasado si no hubiera llegado a ocurrir algo que podría parecer menor que era de vital importancia para que todo acabara bien. También hay batallas contra los Dalek, varias invasiones alienígenas, se comienza la historia de River Song (a la que conoceremos bien cuando llegue el momento, y desde el siguiente Doctor) e incluso viajaremos a Pompeya un día antes de la explosión del volcán. Una gran variedad con diálogos y momentos de lo más memorables en unos capítulos llenos de ritmo y emoción con un Doctor que se las lleva a todas de calle, aunque haya a quien no le atrae en absoluto y le dice que tiene un peinado muy raro y que está demasiado flacucho.

 10th-tennant_1208537iLa Tardis seguirá girando y haciendo que el Doctor viaje sin parar para cerrar las brechas del universo, curar a quienes lo necesiten y dejarnos a todos con la boca abierta, aunque tras más de 50 capítulos con este Doctor que siempre estaba a la carrera, que era el auténtico maestro de la improvisación y que era capaz de desatar incluso su propio “genki dama” con momentazos de dios, la transición será dura, pero todo lo que tiene un principio, tiene un final y por lo menos, por ahora, tan solo cambiamos de Doctor, pero la serie sigue con muy buena salud y esperemos que sea por mucho más tiempo.

[Arriba]

Doctor Who (Eccleston, el noveno Doctor)

rose-tyler-tardis-billie-piper-doctor-who-christopher-eccleston-ninth-doctor-dr-who-1063934683En casa somos unos devoradores culturales tremendos y no hay día que no leamos, veamos o juguemos a varias cosas, al mismo tiempo que no solo nos mantenemos informados de todo cuanto podemos, sino que también informamos a los demás.

Puede parecer extraño que todavía nunca hubiera visto nada de Doctor Who hasta recientemente que nos hicimos con un pase de prueba de un videoclub online, pero nunca es tarde si la dicha es buena y, con lo mucho que me gusta la ciencia ficción y lo que disfrutaba en su día de Cuentos Asombrosos o Más allá del límite, esta serie británica tenía muchas papeletas de molarme y aunque su fama le precedía, sonaba quizás complicado al pensar “por dónde empezamos” y tras hacerse la serie nueva en 2005, tras un parón de casi dos décadas, a excepción de una película sobre la guerra del tiempo, pensamos que era buen momento ponerse desde ahí.

La primera temporada de esta serie nueva nos presenta Eccleston como nuevo Doctor y si bien tan solo estuvo trabajando en ese papel durante esa temporada, llegó como para que nos hayamos propuesto ver también la serie clásica cuando nos pongamos al día con esta.

TARDIS[1]

Christopher Eccleston es el noveno Doctor y aunque no puedo compararlo con los anteriores, ya que para mí ha sido el primero, sé que cada uno de ellos tiene en común que son buenos chicos que se preocupan mucho por los demás y especialmente por los de la especie humana a los que tienen un gran cariño.

En la temporada de Eccleston de Doctor Who, al contarse con que mucha gente se uniría por primera vez, se nos cuentan cosas de lo más básicas, como si todo empezara de cero, pero al mismo tiempo todas las historias son completamente nuevas para los que ya tienen sus añitos y seguían la serie desde los 60, aunque en el caso de los españoles es complicado, ya que los capítulos se echaban de manera desordenada, cancelándose muchas veces su emisión sin previo aviso y también repitiéndose otros capítulos continuamente (algo así como pasa con Los Simpson, que no dejan de repetirlo todo y los fans se han visto algunos capítulos como 20 veces, mientras que otros con suerte ha sido una).

_40899335_drwho_203300La temporada de este noveno Doctor ha sido de muchos viajes en el tiempo, grandes momentos y sobre todo muchas historias cortas mientras se plasmaba de fondo algo grande de lo que cada vez había más repeticiones y carteles para que el espectador se fijara sí o sí en ello y se hiciera preguntas. “Lobo malo” esas dos palabras aparecían en cualquier tiempo y lugar y parecían perseguir a los viajeros de la Tardis, es decir, al propio doctor y a su loca y apasionada acompañante, Rose, personaje que dio nombre también al primer episodio de esta nueva era de Doctor Who que comenzó en 2005.

Cada Doctor es diferente al anterior, aunque mantiene cosas en común ya que se trata del mismo Doctor, pero con distinto rostro, cuerpo, aficiones y manera de comportarse. Sus recuerdos, su bondad, sus ganas de viajar y sus reglas de no intentar cambiar ciertas cosas de la historia que considera inamovibles, permanecen. Por ello, cada persona puede tener a un Doctor favorito y Eccleston, para estrenarse, no está mal. Es serio, pero no se le escapa una y por ello no se deja engañar por tretas de los demás, y al ser tan calmado, puede dar la sensación de que todo lo piensa muy bien antes de actuar, aunque en el fondo no es así y suele improvisar sobre la marcha, con muy buenos resultados porque el que tire de esa improvisación no implica que lo haga de una manera fuera de toda lógica y de algo tiene que valerle el haber vivido 900 años, según declara él mismo.

dw11En esta temporada viajamos al fin del mundo, también a la época de Dickens y vemos a los enemigos más obsesionados con el exterminio que uno pueda echarse a la cara, los archienemigos de los señores del tiempo, esos que hicieron que (en teoría) tan solo quede uno con vida sobre este universo y, por supuesto, hablo de los Dalek, unos robóticos enemigos con muy malas pulgas y un desatascador en su diseño que no puede pasar desapercibido a ojos de nadie.

DalekComo curiosidad, diré que la BBC (cadena pública británica que produce Doctor Who) perdió varios capítulos de la serie clásica de su archivo y que tras haber recuperado algunos de ellos, todavía parece que les faltan 20 de ellos y ofrecen una recompensa de un Dalek a escala real para quien pudiera proporcionárselos, así que si tenéis grabado algo en cintas viejas, quizás se trate de algo de lo que les falta a ellos, quién sabe.

Los fans de la ciencia ficción no deberían perderse Doctor Who por nada en el mundo, como poco, empezad por esta serie nueva, ya que su formato es más para los espectadores de hoy en día, acostumbrados a las series de 45 minutos con capítulos autoconclusivos en cierto modo o cuya historia no se alargue en exceso, mientras que la historia de fondo y las pistas que se van dando, nos llevarán a giros inesperados en el guión más adelante ya que, aunque parezca que no, todo queda atado.

[Arriba]