Categoría: Jueguicos

Mis 10 +1 juegos favoritos

Ya que no mareo la perdiz con Love Live SIF en el blog (aunque sigo jugando a diario y volveré a las andadas cuando llegue el momento), he decidido hacer un 10+1 distinto, en lugar de con scouts para sacar cartas, con un top de mis juegos favoritos de todos los tiempo. Esto es más fastidiado que demostrar que realmente puedo tener cero hambre para cosas normales, pero el estómago de los dulces activado para devorar flanes, pero he estado pensando en mis jueguicos y, sin que realmente estén en esa posición, ahí os van:

dragon_quest_iv___wallpaper_by_drail72-d4q989w

En el puesto número 10… tenemos Dragon Quest IV: capítulos de los elegidos. Empiezo ya el top con un rpg, pero no con uno cualquiera, con mi primer Dragon Quest, con ése que me hizo conocer a Torneko Taloon (y a la golfa de su mujer) y sobre todo a mi queridísima Alena, a la que adoro por ser tan brutita ella y tan poco femenina, pero a la vez tan mona y tan buena. Pude jugarlo gracias a que nos llegó a occidente para DS, porque en su día los europeos no catamos naaada de esta saga hasta que llegó el VIII para PS2, que vale, lo había empezado antes de ponerme con este, pero se había quedado olvidado (y no porque no me gustara) y es al DQ IV al que de verdad di con ganas, dejándome llevar por esa maravillosa traducción, por los chistes, por las historias encadenadas y paralelas… ay, qué amoroso es este juego y qué poco me parece siempre que lo valoren por ahí.

balloon fight

Noveno (por decir algo) estaría en el día de hoy un juego simple, pero adictivo como pocos: Balloon Fight de NES, que después ha salido también dentro del programa de embajador de 3DS y anda también por Wii o Wii U como descargable. En este juego había que reventar los globos de los malos y evitar que te reventaran los propios, siempre tenías que sobrevivir a tres fases como fuera, al menos con un globo, para así en la fase de bonus recuperarlo y vuelta a empezar. No había muchas pantallas distintas y de hecho se iban repitiendo siguiendo el mismo orden, pero los enemigos cada vez se movían más rápido y se ponían más puñeteros. Como no daban vidas extras ni nada, todo era para simplemente tener más y más puntos, aunque una vez que le dabas la vuelta al marcador (verídico, porque lo hice varias veces y hay testigos que leen este blog) ya tenías que recordarte tú la cifra de memoria porque evidentemente no se iba a quedar ahí grabada al tener un límite más bien pequeño, aunque más lo era en fases, que una vez que pasabas de la 99, también te volvía a empezar la cuenta aunque la dificultad seguía aumentando.

animal2

En el número ocho: Animal Crossing. ¿Cuál de la saga? Cualquiera, porque son similares y todos igual de buenos, aunque curiosamente puede que al que más jugara de todos fuera al de Gamecube, que era un port del de N64. Como curiosidad, diré que ese tenía una tarjeta de memoria especial muy chula que compró Moi de segunda mano en Santiago de Compostela y que me envió por correo junto con una carta, y la carta llegó, pero de la tarjeta nunca más se supo.

bustamove4

Los puzles y yo siempre hemos ido caminando de la mano. Juego de puzle que veo, juego de puzle que pruebo. Se me dan muy, muy bien y en nada pillo cómo hacer combos tochísimos o hago llorar a los enemigos, pero no me conformo con cualquier cosa y, de hecho, algunos que la gente valora bien alto (meteos) me parecen una mierda pinchada en un palo existiendo cosas como Super Puzzle Fighter, Panel de Pon, Zoo Keeper, puyopuyo o Puzznik (y eso que éste va de otro rollo bien distinto). De hecho lo mio con este género es tan estrecho como con los rpg, por lo que debería hacer en el futuro un top propio. ¿Por qué he elegido Bust a Move 4 para este top? Pues porque me pasé tantas horas en su modo infinito o pasándome una y otra vez todos los desafíos con los mismos personajes, y porque me da tanta pena lo fastidiada que está la saga después de esta maravilla, que quería rendirle un pequeño homenaje y, ojo, que no os engañen, las chustas de reventar bolitas en móvil no son un Bust a Move o un Puzzle Bobble, son siempre mucho más chapuceras, con patrones de caída de bolas peores y sin cadenas ni personajes tan carismáticos y chulos. Es más, no me pienso acercar a esos pseudo-bust ni con un palo atado a un palo, que ya me ha llegado con ver a gente jugando a eso. <<Oh, Dios, Square-Enix, cuánto daño has hecho al mundo, creo eres la caja de Pandora, conteniendo todo lo mejor y peor. Te odio por cargarte esta saga y te adoro por otras razones.>>

crashandcocobeach

En tiempos de PSX jugaba como una condenada, pero en realidad a muy pocos juegos, sólo a esos que me gustaban muchísimo. Por eso, los pocos rpg que tenía me los pasaba una y otra vez o podía estar días enteros sin parar con juegos de puzle o con la mejor saga plataformera en 3D que haya catado nunca: Crash Bandicoot, pero sobre todo di caña a su segunda entrega, que me parecía la mejor de lejos e incluso, como curiosidad, añadí su nombre de refilón en una historia que escribí hace la tira de tiempo. Me sabía las fases ya de memoria todas, pero aun así nunca me cansaba de ir pegando botes, entrando en cada fase de bonus oculta, reventando cajas, luchando contra Neo Cortex… pero si hasta me hacía gracia su doblaje en español y todo. Lástima que tras esa trilogía inicial Crash fuera a parar a otras manos y se convirtiera en una saga cutre del montón. Ojalá volviera el Crash de siempre y de paso ese Sonic regordete gracioso.

vesperia-characters

Aunque mi primer Tales of fue el Eternia, y el primero que me encantó fue Symphonia y conocí a un grupo de jrock flipante gracias a Abyss, mi favorito es Tales of Vesperia porque es el primero con un protagonista molón y con un buen par de cojones. Un caballero oscuro que hace lo que cree oportuno aunque no esté aceptado por la sociedad y rodeado de personajes de lo más guay también, porque con un perro malote de acompañante, con un madurito interesante y con una maga bollera divertidísima, no hay discusión posible. La de historias que podría contar sobre mi amor por los Tales y sobre todo por este, darían para un blog únicamente sobre eso, pero de verdad que no os podéis imaginar lo que escuece que no llegará la versión bonita de PS3 a occidente y que tan solo lo hiciera “la beta” de X360 tan falta de contenido en comparación.

tetris_32c5

Llegamos al puesto número 4. Creo que nací con un tetris debajo del brazo, o con un tetrimino cogido de la mano, no lo sé. El caso es que esto nació en 1984, como yo, y desde bien mica ya estaba por las recreativas jugando a Tetris, pidiéndoselo a mis primas para mi NES y después pillando esa misma versión para una Gameboy que compré de segunda mano que quería con unas ganas tremendas para poder seguir limpiando líneas de fichas. Curiosamente, bastante gente se pensaba que era un juego sin final, pero si hacías el número suficiente de Tetris, sí que se terminaba la partida, aunque después han salido casi tantas versiones como setas en parajes húmedos y ahí ya cada uno tiene sus reglas y sus historias, aunque para mí los mejores son el Tetris World de PSX —por darle un toque diferente y de estrategia al utilizar las piezas para abril camino a un arqueólogo menos intrépido que Indiana Jones— y el primero de DS, desarrollado por Nintendo —por ofrecer esas partidas online a cuatro bandas con lanzamiento de objetos y una estructura sólida junto con la velocidad ajustadísima de caída de piezas, unida a las rotaciones infinitas—.

chrono-trigger-1

Medalla de bronce para el mejor rpg creado jamás con un dream team de aúpa gracias al cual todo es perfecto: diseño de personajes, sistema de combates y sobre todo esa historia con saltos en el tiempo y con un montón de finales distintos según lo que hicieras. Hablo de Chrono Trigger y me lo pasé en emulador por primera vez, aunque había un problema y es que en mi ordenador en algunas escenas no sonaba y de hecho en una en la que había que activar una palanca después de oír una señal, no sonaba y tenía dos opciones: o intentar sacarlo por suerte (no podía calcular de ningún modo cuándo darle y era la única manera de avanzar) o intentar correrlo en otro emulador. Al final hice lo del otro emulador, pero los saves no eran compatibles y tuve que volver a empezar de cero, aprovechando para hacer bien todas las cosas del inicio, en la feria milenaria, para que durante el juicio no me acusaran de nada y mucho menos de intentar robarle el collar a la dama o la comida a un pobre hombre, pero siempre le pueden sacar puntilla a todo, incluso cuando eras un chaval modelo, y de la celda no te salva nadie. Años después lo compré para DS, pero ojo, que fue por internet y me colaron una copia china con su caja y su todo, pero era una rom (de este tema hablé en otro blog que tuve) y me tocó pillar de nuevo uno ya original para poder volver a ir a la era de Robo y a caminar entre dinosaurios de una manera muchísimo mejor que con los audiolibrojuegos de Wonderbook. No lo he rejugado tanto como el que se lleva la plata aquí, ni tengo a un ídolo hecho personaje, pero todo en Chrono Trigger enamora tanto, que basta con pensar en cualquier escena para temblar de la emoción.

Logo_Final_Fantasy_VII

Chrono Trigger es el mejor rpg de todos los tiempos, pero es que adoro Final Fantasy. He jugado a todos los numerados desde el primero (aunque los viejillos los cogí más tarde), y mi primero fue FF VII que me caló tanto que me lo sé de memoria y no me canso ni me cansaré nunca, ni siquiera de  lo ridículo que es Cloud antes y después de estar en silla de ruedas. Qué le vamos a hacer si en realidad el protagonista es un segundón que necesita de Sephiroth y de sus amigos para brillar o para entregar la Materia Oscura. FF VII es mi favorito, pese a esa desastrosa traducción que ha dado pie a tantas bromas y que recordaría por la tanda de veces que lo he rejugado y, hablando de la traducción, lo mejor de todo es que existe el “Proyecto Allé Voy” de mi amigo @Dan_Kawaguchi, para que ciertas frases queden en internet a la vista de todos para la posteridad. ¿Quién no quiere ver los continuos cambios de género en los personajes, las frases sin sentido o que te digan que tienen tu dinero caliente? La historia de Sephiroth, el mejor villano de todos los tiempos, me cautivó y me tuvo pegada a los mandos un verano entero, pero es que al poco volví a empezar la partida, y después jugué otra vez y otra más… siempre tenía una nueva meta o ganas de volver a ver ciertas escenas, como la del final del disco uno, que junto con la paternidad declarada de Darth Vader es de los spoilers más extendidos alegremente. No quería decirlo, pero “allé voy” ya que estamos entre nosotros, la verdadera razón de todas por la que el momento en el que empecé de nuevo a jugar a Pazudora en el móvil era por la inminente colaboración con FF y eso que Sephiroth no estaba ni anunciado, pero el que finalmente lo añadieran y encima cayera en mi equipo para mí han supuesto que ahora esa partida sea casi tan importante como la PS3 edición Cloud Black o mis cositas amadas de FF VII, al que por cierto jugaré de nuevo muy pronto, en cuanto que esté como digital en PS4, para salvar a Nanaki y poder ir a Cañón Cosmo, para ayudar a Cid con su cohete, para dejarme robar por Yuffie o para dejar sin un duro a los de Gold Saucer después de que ellos me sablen por el pase de temporada, porque de algún sitio tengo que sacar yo dinero para mi casa en la Costa del Sol.

smb3

Mi número uno es para Mario. Super Mario Bros 3 es para mí la perfección hecha videojuego. Me sé todas las fases de todos los mundos y aunque siempre recojo todas las flautas mágicas de los atajos, nunca las uso porque me encanta ir fase por fase, saboreando todo como si fuera la primera, sin importarme tener las 99 vidas (el máximo permitido) a las primeras de cambio, a veces desde la segunda fase del primer mundo por botar sin parar sobre los goomba para ganar una vida tras otra una vez conseguidos los 8000 puntos de rigor. Llegué a aprenderme los tableros de cartas y eso que son aleatorios y hay ocho distintos con ligeras diferencias, ahorraba el traje de tanooki como si me fuera la vida en ello, y siempre me sentía mal al poder ir montada sobre una bota tan solo durante una fase en todo el juego. Mataba peces con la cola en lugar de con bolas de fuego, utilizaba el traje de rana en fases dificillas de calcular los saltos a tope en las que no se podía ni retroceder porque recibías empujones y también entraba una y otra vez en tuberías del desierto hasta que el cronómetro estaba cercano al cero, e igual que Mutenroshi destrozó la Luna, yo hice lo propio con el Sol.

persona 4

Mi mención especial o BONUS es para Persona 4, por esa Semana Santa en plan Hikkikomori sacando todos los Social Link, llorando con la escena del hospital de Nanako y queriendo más a Kanji por ver que es el que más huevos tiene de todo el grupo (lógico, porque Yosuke se los dejó con la bici al principio del juego, Teddie es un oso del mundo de las sombras y el prota es un poco paradito). La inclusión de los Social Link a partir de la tercera entrega fue de lo mejor que pudo hacer Atlus en toda su existencia y además en el 4 lo haces con todos los amigos y personajes cercanos, que en el tres lo de algunos es un poco de chiste. Es todo tan maravillosísimo que muero de ganas de que salga de una vez el 5, que además ha sido una generación entera sin gritar eso de “PERSONA” y se hace esto más largo que un día sin pan, por mucho que haya habido esos ports para portátil y que gracias al de Persona 4: The Golden haya podido jugar de nuevo, explotando aún más el tema de interactuar con los personajes del entorno, apurando mejor el calendario y que haya conocido a Marie o me haya reenamorado de Chie y de Naoto. Por eso y más, Persona 4 es mi + 1 en este top personal. ¿Os esperabáis esto? ¿Qué juegos os molan más que nada a vosotros?

De puzles, dragones y colaboraciones

pazudoraHoy vengo a hablar de otro jueguillo de móvil al que hago algo de caso de vez en cuando, aunque en menor medida que a  Love Live SIF (del que, por cierto, he perdido la cuenta B, por lo que solo tengo una, como la gente normal). Puzzle & Dragons es un juego superpopular de GungHo que no tardará en llegarnos a 3DS en Europa, razón por la cual, después de varios intentos fallidos en anteriores móviles y etapas (algo terminaba petando y una vez perdí mi código ID y con ello mi partida) lo tengo de nuevo y ahora muchísimo mejor cuidado, entre saber más cosas de él, ya que es mucho más profundo en su sistema de lo que puede parecer a simple vista y que también tengo algunas cartas bien buenas para ser una novatilla que juega desde hace unas… dos semanas.

Puzzle & Dragons (de ahora en adelante, pazudora) es un juego de puzles en el que coleccionas cartas que subes de nivel y que en muchos casos puedes evolucionar a otras formas mejores. Cada carta tiene como mínimo un color asignado para ser más poderoso con él y defenderse mejor de él, y también tienen habilidades propias de personaje activo en el equipo e incluso, algunas, de líder. Puede sonar complicado, quizás, pero una vez que uno está manos a la obra, no lo es tanto, aunque montarse buenos equipos o cuidar bien de las cartas tiene su tela.

Para empezar, ya que las cartas son nuestra fuente de vida en pazudora, un juego de puzles por turnos de juntar orbes de colores intentando tirar de las debilidades de los enemigos de cada mazmorra, no podemos ir al tuntún con cualquier cosa… aunque al principio no nos quede otra que conformarnos con ello. Para poder tener equipos majos (o por lo menos lo suficientemente decentes como para ir superando fases y desafíos en lo que subimos de nivel y vamos moviendo la mano más rapidito por la pantalla para sacar combos mayores) tenemos dos sistemas: esperar a que nos caigan monstruos o sacarlos de la máquina de gachas. De esto tenemos que saber otras dos cosas más: que no todo lo que nos encontremos en las pantallas puede caernos (algunas tienen un porcentaje muy bajo y otras directamente nulo) y que en las máquinas de gacha puede salirte de todo, por lo que uno iría de cabeza ahí si no fuera que no son gratis, ya que en la primera de ellas te salen monstruos no muy buenos (y materiales para esos monstruos) tenemos que gastar puntos de amigo, que se consiguen simplemente por viciar y escoger los líderes de gente random para que nos ayuden, ganando 5 puntos de amigo si no los tenemos en nuestra lista de coleguillas y 10 si sí que los tenemos (e incluso 100 si estamos en la lista de “mejor amigo”), mientras que las siguientes cuestan cristales, que se consiguen entrando al juego X días, pasándose las mazmorras por primera vez, en eventos especiales, etc. pero son limitadillas y necesarias también para subir el número de cajas libres en las que almacenar nuestros monstruos, así que no podremos pasarnos la vida tirando en las gachas guays.

No quiero marearos mucho con datos raros, sino más bien atraeros al lado oscuro, ése que en territorio nipón cuenta con  35 millones de cuentas y del que habrá una celebración que comienza justo hoy mismo, por si queréis animaros.

Cuando comencé a jugar, el Domingo de Resurrección, fue porque de repente recordé que había un evento de Dragon Ball Z y me parecía un buen momento para estar ahí de cero, al pie del cañón, matando de paso el mono de lo que está por llegar para 3DS y que posiblemente se corone en el podio de a lo que más horas llegue a echar. Cada nada suele haber eventos de colaboración entre empresas y de hecho ahora hay uno de Bandai con Shinra Bansho del que estoy pasando porque no me interesa esa IP, pero al de Dragon Ball Z le eché sus buenas partidas, ya que teníamos dos salas con mazmorras de distintas dificultades y con distintos monstruos que podían caerte, así que me hice, a lo tonto, con las cinco fuerzas especiales de Freezer y algún personaje random de esos de Kai que uno no sabe ni el nombre, pero también conseguí a Dabra y a Babidí. En gemas, ya que estaba pesadita con que quería un personaje tocho (Goku, Gohan, Vegeta, Gotenks…) cada vez que reunía 5 iba de cabeza y no se me dio demasiado mal, ya que por mí misma me saqué dos Videl, un Krillin, un Piccolo e incluso a Yamsha, pero aquí el potrero con lo de pedirle el deseo al Dragón Sagrado resultó ser Moi que me sacó dos Goku, de manera que tengo a uno para usar y otro para admirar, al más propio estilo de Konata en Lucky Star.

Lo suyo es crearse equipos monocromáticos o bicromáticos, pero como todavía no llevo demasiado tiempo jugando y no tengo muchos bichos, tengo un equipo principal de todo un poco, y luego cinco de prueba por colores que simplemente están creados para ir cambiando cosas de ellos o evolucionando algunos dragones y demás que sí me gustan.

pazudora main

Ése es mi equipo principal, tengo registrados a los personajes en una base de datos que me indica también los materiales que voy necesitando para las evoluciones y demás, por lo que es muy útil. Los cinco primeros personajes son míos, el otro Goku no es mi segunda unidad, sino un amigo de apoyo, ya que a la derecha de todo siempre sale un líder de un amigo (menos en mazmorras de desafío con amigos, pero vamos, en todas las mazmorras de tipo normal, especial o técnico que no estén dentro de ese modo raro, va con cinco tuyos y uno de un amigo). Tengo a mi Goku de líder porque su habilidad es tremenda al meter multiplicador sea como sea tu combo como sea de un mínimo de cuatro, mientras que a Ginyu, Piccolo, Krillin y Fuerza Veloz los tengo ahí para poder dar leches bien en cada color al ser bastante fuertecillos. Sé que he dicho que es mejor que sea todo monocromático y tal, pero… he calculado y me sale mucho mejor así de momento, porque si no, mis opciones serían un poco pobres:

No hace falta ni conocer a los monstruos, basta con mirar los números de su nivel y de sus indicadores de stats añadidas (esos numeritos amarillos con el + delante) para ya intuir que la cosa no está muy allá. Pero de paso, os digo que la mayoría son monstruos de rareza baja y que otros, que no están mal, no me valen para nada hasta que no los evolucione un poco, como pueden ser el Dragón Volcánico y Titán en el equipo rojo o el Vampiro en el equipo morado.

Es divertido porque, si os fijáis, cada color tiene su elemento asignado y de ahí sacamos lo de las debilidades de las que hablaba: fuego, naturaleza y agua, con cartas que hacen 200 de su propio color y 50 del resto; y luz y oscuridad con cartas que hacen 200 desde su propio color y 100 del resto, pero esa agresividad tiene también carencias en otros aspectos, ya que todo está muy equilibrado y pensado, solo que ese factor es de los que más toman en cuenta muchos jugadores de pazudora para ir a saco con sus equipos, mientras que yo, como enamorada de los gatos, me he creado uno poco útil, pero tremendamente mono y muy curativo con cinco gatitos sagrados:

pazuneko

¿Os gusta mi equipo de pazuneko? Durante el evento de Dragon Ball Z salía a veces la torre de Karin y no pude evitar subirla y jugar con ese gatito tan salado, ese tercer maestro de Goku al que tanto quiero.

Antes he mencionado que no estoy haciendo caso a la colaboración con Shinra Bansho, pero eso no quiere decir que tenga abandonado el juego, ya que tengo un montón de mazmorras clásicas, especiales y técnicas para pasarme por vez primera y otras para repetir para buscar algunas cartas específicas y también están las mazmorras que cambian cada día u otros eventillos que van surgiendo, como el de personajes como Lucifer o Hera con trajes de estudiante de instituto que también está ahora. La verdad es que la version nipona de pazudora está repletita de cosas y puesto que no está para android en Europa, prefiero ésa que la americana que está más bien escasa de contenido… y sin gatos.

En otra ocasión hablaré de mis progresos, pero de momento solo quiero saber quiénes de vosotros jugáis también a pazudora o tenéis pensado hacerlo en el futuro bien en móvil o en consola.

[Arriba]

Reiniciando mi colección de Pokémon con Pokémon Omega Rubí

Pikachu.full.1568253

La semana pasada me acabé Pokémon Rubí en su nueva versión para 3DS. No jugaba a un pokémon de la serie principal desde el primero de los de la serie Blanco y Negro, por lo que todos esos cambios y añadidos de megaevoluciones, caminar en diagonal, etc. no los había vivido, sino que los conocía de leerlos o incluso escribir cosas sobre ellos en SavePoint y demás. Tampoco es que jugara a la versión Rubí original ya que en mi GBA no tenía apenas juegos, por lo que mi cúmulo de horas gastadas en esa portátil fue para Mario Tennis, Final Fantasy Advance, YugiOh! y Kingdom Hearts: Chain of Memories. Soy, podría decirse, una fan de pokémon rara, porque si bien me gustan bastante y adoro a Pikachu y Charmander (mis chuminadas como cuaderno, calcetines, etc. lo certifican) al mismo tiempo me daba bastante igual jugar cuando van saliendo las nuevas entregas o esperar indefinidamente, pero lo curioso es que cuando por fin pillo uno, me meto vicios bastante considerables, dentro de lo que las obligaciones y tareas múltiples me permiten.

Al igual que muchos, comencé con la primera generación, esa de Rojo/Azul a la que siguió un Amarillo, que por supuesto era mi favorito de los tres porque Pikachu te seguía, y aunque era un detalle muy tonto, a mí me encantaba ir con él de pueblo en pueblo. Después también vicié de lo lindo al de cartas y al de pinball (aunque muuuucho más al de cartas) y ya todo lo que tuviera con Pokémon se durmió dentro de mí hasta que llegamos a la generación de DS, que volvieron las ganas de capturar bichejos y además conocí la saga de Mundo Misterioso que me enamoró por completo y que es precisamente con la que volví a ver a los pokémon ya en 3DS, antes de lanzarme a comprar X o Y ni nada por el estilo. Con esto, quiero decir que cogí con muchas ganas Rubí y que lo he explotado bastante, aunque todavía podría darle un par de vueltas más completas para conseguirme los dos iniciales que descarté en mi primera larguísima partida.

pikachu_sleeping_by_jackspade2012-d5na29l

Pese a los cambios, es como siempre si acotamos al máximo: vete de tu pueblo, hazte con las 8 medallas de los 8 gimnasios y después supera el último gran desafío, la Liga Pokémon. Pero es no implica que el camino hasta lograr eso no sea largo y divertido, al tener que cazar de nuevo a tropecientos bichos, que éstos tengan distintas naturalezas y tipos o, sobre todo, las risas que nos podremos echar en ocasiones al hablar con algunos personajes ya que una vez más, la traducción es lo más y el equipo se ha lucido a base de bien.

Pikachu-with-pokeball-pikachu-31615402-2560-2245La historia no sorprende, es también de lo más típica en Pokémon, pero como el ansia de coleccionar a cuantos más bichos mejor y el frikismo de subir de niveles y ponerles las habilidades que queramos ya nos mantendrán enganchados a saco, eso es muy secundario. Que ojo, insisto mucho en lo de su eslógan de “hazte con todos” de un modo u otro, pero es que si juntas el tener un banco con paciencia cazando y unas dosis de suerte en intercambios internacionales o prodigiosos, terminas con una colección de lo más maja o yo no habría empezado a criar Charmander en la guardería, ni tendría un Pikachu precioso o varios legendarios de los que uno se pregunta cómo puede haber alguien que los libere a lo que salga, por azar, sin pedir nada por ellos.

Otra cosa que me ha encantado, además de los intercambios prodigiosos (a los que, como comentaba, he sacado una tajada increíble) es lo de sincronizar tu partida con un usuario que te crees online para tener regalitos varios o comprándolos directamente con moneda del juego (bayas en este caso concreto) o apostándolas en minijuegos simplones con los que puedes hacerte con un montón de minerales para mejorar las stats de tus pokémon de combate o con un número impensable de otro modo de bolas de todo tipo para capturar bichos en cualquier hora del día, lugar o circunstancia al haberlas para la oscuridad, el agua, la luz, los de tipo planta, etc.

Casualmente, he dejado este Pokémon Rubí durmiendo mientras cojo a ratos otros dos de Pokémon en mi N3DS, Pokémon Conquest y Pokémon Shuffle, que no tienen nada que ver, pero gracias a ellos seguramente sigo cazando de vez en cuando cosas para meterme en los intercambios prodigiosos porque es como jugar a la ruleta rusa, pero sin que nadie muera.

Pikachu-Couple-pikachu-31692111-500-276

[Arriba]