Categoría: Anime

Shigatsu wa kimi no uso: una melodía que te hará llorar

shigatsu wa kimi no uso

¿Os ha pasado lo de pensar que cuando tengáis un poco de tiempo o cuando sea tan fecha vais a hacer esto o lo otro y luego nada? A mí me ocurre de una manera más rara, porque es cierto que cuando uno está algo más libre tiene la sensación de que el tiempo se desliza lentamente de entre los dedos sin saber muy bien dónde se va, pero también que en realidad termino cambiando algunas cosas por otras, en plan de leer otros libros o ver otras series, aunque algunas cosas permanecen como en los planes iniciales. De una de éstas me vi Shigatsu wa kimi no uso, que no la tenía entre las prioritarias, pero que me alegro de haber visto.

Lo que me impulsó a ponerme con este anime dramático sobre músicos adolescentes fue el manga, editado aquí en España y del que leo cada tomo con voracidad según lo tengo en mis manos. Con Nodame Cantabile, un josei de música clásica (pero de corte cómico) me gustó mucho más la adaptación animada porque así podía escuchar las canciones y en Shigatsu wa kimi no uso, aunque al final no se centre tanto en eso, sino muchísimo más en las relaciones personajes y en el resquebrajado corazón de su protagonista (Kosei Arima) también he disfrutado mucho más de él, aunque debo decir que el manga todavía no lo he terminado y que me queda por recorrer la mitad del camino.

Shigatsu wa kimi no uso (四月は君の嘘, Your lie in April o Tu mentira en abril) trata sobre un momento en la vida de cuatro amigos de 14 años que sufren por amor: por el amor al deporte, a la música o hacia otra persona, por la pérdida de alguien importante o por el temor a no saber si podrán ver cumplidos sus sueños. Las inseguridades se reflejan en su día a día, en su manera de jugar en el caso de dos de ellos y en la forma de tocar en la de los otros.

Los personajes son de lo más carismáticos y están muy bien definidos: Kosei es serio y de gran corazón, tiene un trauma tremendo y aunque lleva años huyendo de él, le toca enfrentarse de nuevo a ello; Kaori es una chica divertidisísima, muy fuerte y que se lanza de lleno a alcanzar sus sueños sin importarle lo que pienses los demás, es del tipo Carpe Diem y una golosa empedernida; Tsubaki es la mejor amiga de Kosei, se conocen desde canijos y siempre se han apoyado el uno en el otro, aunque le gusta chincharle y es un poco violenta; Watari es un chulito de puertas para afuera, pero un miedoso y un buenazo en su interior, aunque siempre va con su máscara puesta excepto para sus dos mejores amigos, Kosei y Tsubaki. Lo mejor de todo, es que con sólo esos personajes, la trama va envolviendo de tal modo según avanzan los capítulos que es como si cada pequeña melodía, tanto de las tocadas como de las silenciosas, las expresadas con gestos y suspiros, se metieran dentro de la piel.

La serie es un drama de la cabeza a los pies, uno muy bonito, que huele a dulce de pastelería, tiene el tacto de un gato negro y suena haciendo vibrar como sólo dos músicos profesionales con un estilo propio pueden hacerlo, dando su toque particular a las partituras de los grandes clásicos.

¿Acaso puede una mentira hacer llorar? Sin duda, pero eso no lo descubriréis hasta el final, si os animáis a ver esta pequeña maravilla no tan popular como debiera.

Otra visión de la lucha por el Santo Grial con Fate/Stay Night: Unlimited Blade Works

fate archerDesde que en octubre Ufotable comenzara con su versión de Fate/Stay Night: Unlimited Blade Works (solamente Unlimited Blade Works de ahora en adelante) hemos tenido cita semanal que, durante el periodo de descanso entre enero y marzo, costó un poco digerir por el descanso entre la primera y la segunda mitad de la serie.

Fate/Stay Night es una visual novel de Kinoko Nasu que comprende tres rutas: Fate, Unlimited Blade Works y Heaven’s Feel. Cada una es como un reseteo de la Guerra del Santo Grial, con los mismos personajes, pero distintas acciones y sucesos, siendo la primera la de Saber, la segunda la de Rin y la tercera la de Sakura. Ya existía un anime de la ruta de Saber, hecho por Deen (más cutre, coñazo y mal relatado que nada) y también una película de Unlimited Blade Works, pero ahora la serie de Ufotable de esa misma ruta le da millones de patadas y hasta han conseguido dos cosas que uno veía imposibles sin leerse la novela: enterarse bien de las cosas y que Shirou mole y todo.

rinDebo decir que aunque hablaba de esa pausa, en realidad en casa fue un poquito más corta, ya que comenzamos a ver Unlimited Blade Works un poco más tarde (y luego respetábamos lo de solo uno de ésta a la semana sabiendo lo del momento kit-kat) porque primero nos maratoneamos todo lo que había de F/SN hasta el momento, por orden cronológico, por lo que empezamos por Fate/Zero, esa precuela también realizada por Ufotable, con guión de Urobuchi y que mola tantísimo; seguimos con la soporífera y mal llevada Stay Night de DEEN, nos vimos la película de Unlimited Blade Works que era por lo menos potable y ya entonces es cuando gozamos como enanos de ese capítulo cero especial de 50 minutos tan genial para comprender a las mil maravillas la relación entre Rin y Archer.

shirouDespués de la anterior Guerra por el Santo Grial, ésa en la que participaron los padres de Rin y Shirou, es decir, Tokiomi Tohsaka y Kiritsugu Emiya, da comienzo otra, diez años después, en la que nuevamente siete magos se convierten en Master tras realizar un ritual (intencionado o no) e invocan a siete Servant que luchan entre sí, con oscuros propósitos en algunos de los casos. Como toda guerra, a pesar de ser algo muy exclusivo y que pudiera parecer a pequeña escala, hay bastantes bajas, crueldad y sufrimiento que, en este anime, son de lo más emocionantes por la maestría con que ha sabido llevar Ufotable esta adaptación para la que no solo había una animación y un ritmo impecables, sino que hasta se han marcado capítulos de mayor duración de la habitual y hasta un epílogo para que viéramos el final verdadero de la ruta de Rin y también una vieja cara conocida de la anterior Guerra.

tumblr_nq5tjixEsa1sov1wno2_500Yo ya estaba loquita perdida con Ufotable, porque entre la de Fate/Zero, sus escenas de animación en los Tales of desde que cogieron el relevo a Production IG y todo, pero es que han superado con creces las expectativas puestas en Unlimited Blade Works y eso que eran altas por venir de ellos. Todos estos meses han sido en parte como un camino que comenzó, en cierto modo, viendo imágenes y vídeos en su cafetería de Tokyo a la que habrá que volver nuevamente este año, ahora ya enfrikitazada perdida al Nasuverso (Universo de Kinoko Nasu) por culpa de este estudio al que tanto adoro por potenciar las escenas de una de mis sagas preferidas de videojuegos y hacerme volar de este modo con F/SN, como lo hacían también precisamente Archer y Rin por los tejados.

Si buscáis una serie de acción que os sorprenda y en la que hay carga dramática, algún amorío, personajes muy bien definidos y unas luchas con las que quedarse con la boca abierta, poneos con Unlimited Blade Works a la de ya. Si venís de lo de estudio DEEN, olvidadlo y si nunca habéis visto nada, adelante, es vuestro momento, antes de que la Guerra por Santo Grial vuelva a estallar con la película Heaven’s Feel.

saber

[Arriba]

Idols de sobremesa con Love Live School Idol Project

love_live_school_idol_project

¿Creíais que mi primer contacto con Love Live había sido a través del juego de móviles o de la invasión de mercha que había en las tiendas de Akiba en verano pasado? En realidad había visto algún capítulo de anime para una miniselección de 9 que duró más bien poco (entre otras cosas porque la nula periodicidad está siempre presente ahí) pero después sí que me puse a verla muchísimo después debido al vicio con Love Live SIF.

Al igual que otros se ponen la tele de fondo mientras comen, yo tenía Love Live School Idol Project y a veces, de propina, como sobremesa ahí se quedaban un poquito más. La verdad es que no tardé nada en verme las dos temporadas una vez que le di al play al primero de los capis ya con intención de verla y como ya conocía a los personajes, la miraba ya con otros ojitos, porque no es lo mismo ver a los personajes por ahí pululando sin conocer su personalidad ni saber su nombre, que habiendo leído ya varias cosas sobre las chicas del instituto Otonokizaka, ése del que intentan evitar su cierre a toda costa y por el que se forma el grupo de idols de μ’s, unas chicas super diferentes, pero que se compenetran muy bien y que se han ganado un hueco en el corazoncito de millones de fans en todo el mundo en este fenómeno que hace que los discos del anime se vendan como rosquillas en los lugares en los que está licenciada, que no haya evento de anime sin gente disfrazada de Nico, Maki, Eli, Nozomi y compañía o que la cola para los cines en la película de Love Live (estrenada la semana pasada en Japón) fuera larguísima desde horas antes de la primera sesión de tantas ganas que tenían todos los “livers” de ver a sus idol favoritas rumbo a New York.

Es la primera serie de idols que me gusta y lo ha hecho porque es muy ligera y las chicas son de lo más carismáticas y divertidas, aunque el anime no era tampoco una cosa megaoriginal ni nada, pero las situaciones de cómo se van conociendo hasta formar el grupo o lo que luchan por salvar su escuela y ser las más populares como idols, estaban bien y hacían bastante gracia ya que se tira hacia el humor, aunque haya alguna escena un poco más tristona, sobre todo el final de la segunda temporada, que por más que fuera algo que se ve venir, daba algo de penita.

El futuro de Love Live es algo incierto, ya que ahora serán otras idols de instituto las que tomarán el relevo. De ellas poco se sabe, pero parece ser que no habrá más μ’s y que la película es una despedida en la que se cuenta justo ese misterio que se traían entre manos todas en la última escena de la segunda temporada.

En Love Live, a pesar de ser una serie de idols, no hay demasiadas actuaciones ni canciones y, de hecho, la mayoría de singles y álbumes se han lanzado a posteriori porque todo forma parte de una colaboración entre una discográfica y el estudio Sunrise y una cosa da fuerza a la otra. Es decir, que en el anime cantan y bailan muchísimo menos que en una película de Disney, pero que quien quiera videoclips, conciertos y música tiene a su alcance todo eso con una pasmosa facilidad y, como nexo de ambas cosas, en cierta parte, está el juego en el que tenemos música y escenas de las chicas que no están ni en el anime, ni en los CD Drama ni en el manga (que es diferente también) ni en ninguna parte.

Además de todo esto ya oficial que hay, los fans (como decía) son tan numerosos que no son pocas las producciones que hay a raíz de esto y en las que continuamente se empareja a unas chicas con otras, como si fueran novias, pero es siempre más por los gustos que otra cosa ya que Love Live no es una serie yuri (de chica por chica) aunque en muchas ocasiones su amistad tan profunda y el rollito que se traen entre algunas se puede interpretar de ese modo, especialmente en los casos de: Nozomi con Eli, Rin con Hanayo o Nico con Maki, que están siempre juntas e incluso diciendo que se quieren o dándose arrumacos, pero son solo buenas amigas hasta que se demuestre lo contrario.

Cada fan tiene una μ’s favorita y la mía es Nico, porque es un trasto, aunque también me gustan muchísimo las otras dos integrantes de su subunit (BiBi), es decir, Maki y Eli, de las que juntamos sus nendoroid en casa y están delante del ordenador principal de trabajo.

¿Vosotros habéis visto Love Live o jugáis a su juego? ¿Quién os gusta?

[Arriba]

Fate/Zero

Hace tiempo vi Fate/Stay Night, cuando se estrenó en su día y me decepcionó tanto ver que lo que prometía hostias y molabilidad por cada poro, finalmente era una serie random en la que los personajes comían, cenaban, merendaban, picaban entre horas… Sí, podría decirse que no hacían otra cosa que papear y hablar de cosas banales nada interesantes. Sabía que eso estaba basado en un juego, pero nunca lo he probado.

Sin embargo, los diseños de Type-Moon y el trasfondo de lo que se contaba en Stay/Night me parecían tan guays, que decidí darle una oportunidad a Fate/Extra -con bastantes ganas, cabe decir y que terminé disfrutándolo mucho debido a su gran calidad, como ya queda reflejado en SavePoint-. Aunque eso sí, me salté como una campeona la película de Unlimited Blades Works tras el mal sabor de boca de la anterior serie de animación y porque me parece que adaptar un arco completo de los tres que consta la historia original de Stay/Night iba a ser pobre de más (lleva Stay/Night en sí mismo, Unlimited Blade Works y Heaven’s Feel).

En fin, que tras el cambio de opinión radical sobre Fate gracias a imageepoch y aprovechando que Ufotable estaba liada con la precuela de Stay/Night, es decir, con Fate/Zero, me dije: va, venga, habrá que echarle un ojo y eso hice.

Fate/Zero es una serie de animación dividida en dos temporadas cortas que tiene un total de 25 capítulos sumándolos todos y en la que la primera temporada es más de explicar cosas del Santo Grial y de conocer a todos los personajes bien, para después en la segunda saber por qué se comportan como lo hacen, hasta qué punto a cada Master le pega de la leche su Servant y sobre todo para ver muertes, hostias, traiciones y cosas pepinas inesperadas, ya que aunque uno supiera quién sobrevive en la guerra, no se le ocurre ni por asomo la razón y eso, junto con otras tantas cosas interesantísimas está en este anime.

Para quien no conozca Fate, debo decir que va sobre una Guerra por el Santo Grial en la que siete personas pasan a ser Masters y cada una tiene una figura histórica o mitológica apoyándole que es su Servant y que además pertenece a una clase, debiendo haber siete clases diferentes para luchar y que son: Saber, Archer, Rider, Berserker, Lancer, Caster y Assassin.

Cuenta la leyenda (inventada por Kinoko Nasu, su guionista) que quien se haga con el Santo Grial podrá pedir el deseo que quiera y a partir de ahí comienzan las convicciones ideológicos y los motivos de lucha de cada uno de los que se enfrentan en Fate/Zero, mostrándosenos a gente de lo más despiadada o que terminan no siendo lo que parecen, pero molando un montón muchos de los personajes, sobre todo la relación entre ellos y especialmente las personalidades de cada Servant y por qué protege o está justo con aquel que lo ha invocado, no habiendo hecho su aparición con ningún otro -porque no pegaría-.

A pesar de que ya de primeras se habla de la personalidad oculta de cada Servant y hasta hay un tapiz muy interesante como ending de la primera temporada, se supone que el contar quiénes fueron en sus vidas anteriores le da datos al rival que puede utilizar como ventaja, por lo que si uno se presenta al otro, quizás diga quién es por cortesía o porque está zumbado, pero si no hubiera sido por cómo se presentaron los hechos, probablemente habríamos tardado más en descubrir que teníamos por allí a Barba azul, a Alejandro el Grande, a Arturo, a Lancelot, a Gilgamesh, a Kayneth Archibald El-Melloi y a Hassan-i-Sabah.

Fate/Zero mezcla bastante bien los capítulos tranquilos con los de acción y tiene una animación chula, pero al principio puede ser un poco liosa la relación de algunos personajes y sobre todo hay un par de capítulos de relleno de Kiritsugu Emiya al final de la segunda temporada que son un poco coñazo, pero por lo demás me lo pasé muy bien con este anime que es millones de veces mejor que el de Stay/Night y me ha dejado con muchas ganas de jugar al juego, pero algún día, algún día…

Si alguien se pregunta cuáles han sido mis personajes favoritos… solo diré que Saber y Tohsaka Rin (aunque haya salido poco) y que odiaba a muerte a Kirei y con Kiritsugu tenía un sentimiento raro con sus “soy Neo de Matrix y controlo el tiempo-bala a mi antojo”. Después me ha parecido muy interesante todo lo de los Matou y bueno, Gilles de Rais estaba como un cencerro pero más allá de eso no sé ni qué decir de él. En fin, si la habéis visto, decidme qué os ha parecido a vosotros.

[Arriba]

Another

Siempre me han gustado mucho las historias de miedo, me encanta la literarura de terror y las películas en las que no haya adolescentes idiotas que terminan perdidos porque sí, ni tampoco tíos con cuchillas en las manos y que van medio en pijama por la calle. Soy más de lo psicológico que de la casquería, más de la narración de Lovecraft o del ritmo pausado e intenso de las películas japonesas.

Por eso, cuando en la temporada de enero de anime de este año vi en el cartel del calendario de anidb publicitada Another (アナザー), sentí mucha curiosidad por ella y las ganas de verla despertaron de golpe en mí, aunque no ha sido hasta recientemente que por fin he podido darme ese pequeño gusto mientras comía.

Este anime es cortito, de tan solo una docena de capítulos y una ova posterior que está numerada como 00, pero que no os recomiendo que veáis antes que la serie en sí, porque está plagada de spoilers y se perdería gran parte del misterio al saber cosas antes de la cuenta.

La serie comienza cuando el protagonista acaba de mudarse a un pueblo en el que hay una leyenda sobre que en la clase 3 del tercer curso del instituto medio, llevan sucediéndose crueles muertes desde que todo empezara hace 26 años, pero hay veces que ocurre y veces que no. Por supuesto, en la serie estaremos en uno de esos años en los que sí y al principio todo se centrará en la misteriosa Misaki Mei, una chica morena con un parche en su ojo izquierdo que no se sabe muy bien cuál es su papel ahí ni si es la culpable de todo.

En este anime, los de P.A. Works no se cortan un pelo a la hora de tener que matar a un personaje y de hecho hasta se recrean con ello, mostrándonos siempre cosas muy burras, pero parte de su encanto es precisamente además de intentar descubrir lo que pasa y por qué lo hace, que nos quedemos boquiabiertos al darnos cuenta de cuán peligroso pueden ser el miedo, la manipulación, los recuerdos o simplemente el tener la mala suerte de que se descuelgue un ascensor con alguien dentro.

No quiero desvelar nada de la trama, ya que la propia serie juega muy bien dando pistas desde el principio, pero también utilizando brillantes técnicas del despiste para que uno se haga sus esquemas y piense por quién es culpa y qué está pasando aquí. Uno de los misterios que más tarde se desvela es el del ojo de Misaki, cuál es la verdadera razón de su parche y cuán importante es esta chica, pero lo mejor será que si os gustan las cosas de misterio y miedo, lo veáis por vosotros mismos.

Lo que menos me ha gustado es su opening, cantado por el grupo Ali Project que si bien no me parece que sus canciones sean malas en general y me gustaban bastante sus temas en Rozen Maiden o Shigofumi, no me pega para nada su estilo musical con una serie tan oscura como ésta.

Por otro lado, lo que más me ha gustado ha sido lo bien que jugaban con el espectador a la hora de narrar la historia de una manera que siempre había ganas de más y más, utilizando además siempre con maestría el recurso de dejarnos colgados “en lo mejor” cuando iba a terminar cada capítulo. Que te corten justo cuando parece que alguien va a morir o cuando vas a ver qué hay tras el parche de Misaki, son cosas muy puñeteras y que dejan a uno atacado.

Cabe decir que Another no ha sido licenciada en nuestro país y que tiré de versión de fansub, pero si saliera aquí, la pillaría de cabeza, como ya he hecho en tantas otras ocasiones con otras series y películas.

En resumidas cuentas, quiero dejar claro que se la recomiendo a cualquiera que quiera “pasárselo bien, pasando un mal rato” y que soy todo oídos en cuanto a series de anime de temática parecida a ésta o de cualquier otra, así que si tenéis alguna propuesta…

[Arriba]