giphy-facebook_s

Por unos problemillas que me impedían escribir fuera de casa, en exteriores, me puse a buscar como loca un teclado para mi tablet (una HTC Nexus 9) y tras días y días de bucear por internet, que Moi hiciera lo propio y que incluso en la única red social en la que se me puede ver mínimamente el pelo hiciera una consulta sin éxito, ya veía esto como una batalla perdida. Pero a mí esto de rendirme no me va en absoluto, así que venga a buscar y requetebuscar más hasta descubrir que la respuesta estaba mucho más cercana de lo que pensaba y que además era algo sencillo, ya que bastaba con acercarse a cualquier tienda con cosas de tecnología y echar un vistazo, porque resulta que hay varios modelos, de distintas marcas que pueden cumplir con su cometido.

Una de las cosas más desalentadoras es ver cómo hay tantísimos productos para todo lo de Apple, pero cómo cuesta encontrar cosas que no sean para lo de la manzana. Pero esquivado todo eso, con su clavija especial, lo que me echaba para atrás era que apenas veía teclados con “ñ” en internet, y evidentemente yo quería uno con caracteres españoles, por lo que buena parte de eso, se caía irremediablemente. Otras muchas veces había reviews negativas en las que se indicaba que, a pesar de estar la tecla, en lugar de esa letra tan especial, salía un punto y una coma. Sea como fuere, todo era desalentador, especialmente por el hecho de que ni Google ni HTC parecía que fueran a dar soporte en esta zona del mundo, ya que su teclado oficial no ha llegado a salir más que con caracteres ingleses.

¿A santo de qué tanto problema? Diréis. Bueno, es que para una tablet (o móvil) no vale conectar cualquier cosa, sino que es necesario que vaya por bluetooth o por miniusb y, además, ya que lo lógico es ver lo que uno escribe al mismo tiempo, por comodidad y por todo lo suyo es comprarse un teclado español que sea a su vez una funda que soporte de pie el aparato tecnológico con pantalla al que conectarlo o, por lo menos que tenga una zona donde incrustarlo y… ¡sorpresa! Aunque no hay muchos, hay unas cuantas marcas y modelos, de distintos precios que cumplen con todo esto, pero, repito, no es fácil encontrarlos por internet, así que, por una vez: mundo real 1, internet 0.

Mi teclado, desde el que estoy escribiendo esto, es un logitech (logicool en Japón) que soporta mi tablet y que he conectado como si nada. Tan solo he tenido que abrir el bluetooth, emparejarlo con una clave y escoger, de un menú, que la posición de las teclas es española. Cómodo, eficiente y que no sólo me servirá para escribir entradas en este blog, sino para otras muchas cosas como partes de mi futuro libro o de los que puedan estar por venir.

Espero darle tanto uso que se deshagan las letras entre mis dedos y que vosotros estéis ahí para leerlo.