Idols de sobremesa con Love Live School Idol Project

love_live_school_idol_project

¿Creíais que mi primer contacto con Love Live había sido a través del juego de móviles o de la invasión de mercha que había en las tiendas de Akiba en verano pasado? En realidad había visto algún capítulo de anime para una miniselección de 9 que duró más bien poco (entre otras cosas porque la nula periodicidad está siempre presente ahí) pero después sí que me puse a verla muchísimo después debido al vicio con Love Live SIF.

Al igual que otros se ponen la tele de fondo mientras comen, yo tenía Love Live School Idol Project y a veces, de propina, como sobremesa ahí se quedaban un poquito más. La verdad es que no tardé nada en verme las dos temporadas una vez que le di al play al primero de los capis ya con intención de verla y como ya conocía a los personajes, la miraba ya con otros ojitos, porque no es lo mismo ver a los personajes por ahí pululando sin conocer su personalidad ni saber su nombre, que habiendo leído ya varias cosas sobre las chicas del instituto Otonokizaka, ése del que intentan evitar su cierre a toda costa y por el que se forma el grupo de idols de μ’s, unas chicas super diferentes, pero que se compenetran muy bien y que se han ganado un hueco en el corazoncito de millones de fans en todo el mundo en este fenómeno que hace que los discos del anime se vendan como rosquillas en los lugares en los que está licenciada, que no haya evento de anime sin gente disfrazada de Nico, Maki, Eli, Nozomi y compañía o que la cola para los cines en la película de Love Live (estrenada la semana pasada en Japón) fuera larguísima desde horas antes de la primera sesión de tantas ganas que tenían todos los “livers” de ver a sus idol favoritas rumbo a New York.

Es la primera serie de idols que me gusta y lo ha hecho porque es muy ligera y las chicas son de lo más carismáticas y divertidas, aunque el anime no era tampoco una cosa megaoriginal ni nada, pero las situaciones de cómo se van conociendo hasta formar el grupo o lo que luchan por salvar su escuela y ser las más populares como idols, estaban bien y hacían bastante gracia ya que se tira hacia el humor, aunque haya alguna escena un poco más tristona, sobre todo el final de la segunda temporada, que por más que fuera algo que se ve venir, daba algo de penita.

El futuro de Love Live es algo incierto, ya que ahora serán otras idols de instituto las que tomarán el relevo. De ellas poco se sabe, pero parece ser que no habrá más μ’s y que la película es una despedida en la que se cuenta justo ese misterio que se traían entre manos todas en la última escena de la segunda temporada.

En Love Live, a pesar de ser una serie de idols, no hay demasiadas actuaciones ni canciones y, de hecho, la mayoría de singles y álbumes se han lanzado a posteriori porque todo forma parte de una colaboración entre una discográfica y el estudio Sunrise y una cosa da fuerza a la otra. Es decir, que en el anime cantan y bailan muchísimo menos que en una película de Disney, pero que quien quiera videoclips, conciertos y música tiene a su alcance todo eso con una pasmosa facilidad y, como nexo de ambas cosas, en cierta parte, está el juego en el que tenemos música y escenas de las chicas que no están ni en el anime, ni en los CD Drama ni en el manga (que es diferente también) ni en ninguna parte.

Además de todo esto ya oficial que hay, los fans (como decía) son tan numerosos que no son pocas las producciones que hay a raíz de esto y en las que continuamente se empareja a unas chicas con otras, como si fueran novias, pero es siempre más por los gustos que otra cosa ya que Love Live no es una serie yuri (de chica por chica) aunque en muchas ocasiones su amistad tan profunda y el rollito que se traen entre algunas se puede interpretar de ese modo, especialmente en los casos de: Nozomi con Eli, Rin con Hanayo o Nico con Maki, que están siempre juntas e incluso diciendo que se quieren o dándose arrumacos, pero son solo buenas amigas hasta que se demuestre lo contrario.

Cada fan tiene una μ’s favorita y la mía es Nico, porque es un trasto, aunque también me gustan muchísimo las otras dos integrantes de su subunit (BiBi), es decir, Maki y Eli, de las que juntamos sus nendoroid en casa y están delante del ordenador principal de trabajo.

¿Vosotros habéis visto Love Live o jugáis a su juego? ¿Quién os gusta?

Anterior

Con la vista fijada en el Tren Levitacional de Tokyo a Nagoya

Siguiente

Papers, Please o cómo divertirse con el tostón de la burocracia

2 Comentarios

  1. Dan Kawaguchi

    Pues yo conocí Love Live! mucho antes del juego de móvil y tampoco lo hice por el anime sino por las noticias que tenía que redactar en Noticias Otaku Center y en las que ya se empezaba a ver el éxito que acabaría teniendo, al menos en Japón. Estoy hablando de 2012, antes incluso de que el anime lo petara. De hecho, recuerdo que lo primero que vi de ellas fue la versión corta del PV de Mogyutto “love” de Sekkin Chuu!, todas ahí de maids y dándose regalitos de San Valentín…

    En lo que respecta al anime, sin ser nada del otro mundo me sorprendió gratamente por lo que comentas, por centrarse más en el humor que en el moe por el moe y por hacer elipsis de la gran mayoría de actuaciones musicales, por lo que quita la impresión de que es un publireportaje de la franquicia para vender los singles y discos por la televisión.

    • Con razón eres mi senpai. xDD

      Ahora que cuentas lo de ese PV, me han dado ganas de buscarlo y verlo también, porque tienen que ser divertidas ahí dándose los regalos todo tímidas.

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén