Mes: mayo 2015

¿Lista de espera para un juego? ¡Con Kancolle es posible!

kancolle-kantai_collection-kikimi-rensouhou-chan-shimakaze_kancolle

A poco que os mováis por internet por zonas frikosas, conoceréis al menos de oídas Kancolle (Kantai Collection, 艦隊これくしょん) que es un juego de navegador de barcos que tan solo está disponible en Japón y del que cada dos por tres sale una skin con traducciones para los guiris que quieren calentarse la cabeza para jugar. De hecho, Kancolle es muy popular, popular de narices, porque esto de las chicas barco tiene un tirón inimaginable y la cosa no ha hecho más que crecer con el anime sacado de la manga en el que se cuenta una historia de esos personajes que hasta el momento solamente luchaban en flotas, tenían sus diseños monos y deja de contar.

A los japoneses les encantan los medios de transporte y el moe, así que si lo juntas, pues ya los tienes a todos babeando, además que es como un “hundir la flota” pero mucho más enrevesado y para un occidental más, porque ya no es que sea un occidental al que le llamen la atención estas cosas rarunas, sino que no le tienen que echar para atrás los juegos de navegador y además estar loco.

Lo de la locura es porque, para jugar si no vives en Japón, primero hay que engañar al sistema con una IP japonesa, después crearse una cuenta donde alojan el juego y por último tener la suerte de ganar la lotería del día para poder entrar. Esto de la lotería puede sonaros a chiste, pero es algo completamente literal, ya que está tan saturado de gente que quiere jugar a diario que, como estrategia comercial, tienen un sistema de lotería con el que permiten a un número limitado de personas nuevas jugar, de este modo hacen que muchos vean esto de jugar como una necesidad al no permitírseles entrar y ponérseles tantas trabas, mientras que los que están ya dentro no piensan ni por asomo en borrar su cuenta, no fueran a quedarse fuera después para algún evento chulo en el que quisieran participar.

Lo gracioso es que podéis decir que habéis ganado la lotería, si jugáis a esto por aquello de que “basta que no puedas, para que quieras”, pero sigo prefiriendo encontrarme una primitiva premiada sin dueño en la calle que matarme por las chicas-barco, porque la curiosidad puede ser fuerte en muchos, pero yo soy de seguir las enseñanzas de Yoda y no hacer tantas tonterías por un juego con la tanda de ellos que hay, seguramente mucho más molones y que es tan fácil como cogerlos de mi estantería o biblioteca o llamar al amiguete de Kaoto Videogames con su tienda bien surtida a la que no dejan de entrarle cosas.

Mis 10 +1 juegos favoritos

Ya que no mareo la perdiz con Love Live SIF en el blog (aunque sigo jugando a diario y volveré a las andadas cuando llegue el momento), he decidido hacer un 10+1 distinto, en lugar de con scouts para sacar cartas, con un top de mis juegos favoritos de todos los tiempo. Esto es más fastidiado que demostrar que realmente puedo tener cero hambre para cosas normales, pero el estómago de los dulces activado para devorar flanes, pero he estado pensando en mis jueguicos y, sin que realmente estén en esa posición, ahí os van:

dragon_quest_iv___wallpaper_by_drail72-d4q989w

En el puesto número 10… tenemos Dragon Quest IV: capítulos de los elegidos. Empiezo ya el top con un rpg, pero no con uno cualquiera, con mi primer Dragon Quest, con ése que me hizo conocer a Torneko Taloon (y a la golfa de su mujer) y sobre todo a mi queridísima Alena, a la que adoro por ser tan brutita ella y tan poco femenina, pero a la vez tan mona y tan buena. Pude jugarlo gracias a que nos llegó a occidente para DS, porque en su día los europeos no catamos naaada de esta saga hasta que llegó el VIII para PS2, que vale, lo había empezado antes de ponerme con este, pero se había quedado olvidado (y no porque no me gustara) y es al DQ IV al que de verdad di con ganas, dejándome llevar por esa maravillosa traducción, por los chistes, por las historias encadenadas y paralelas… ay, qué amoroso es este juego y qué poco me parece siempre que lo valoren por ahí.

balloon fight

Noveno (por decir algo) estaría en el día de hoy un juego simple, pero adictivo como pocos: Balloon Fight de NES, que después ha salido también dentro del programa de embajador de 3DS y anda también por Wii o Wii U como descargable. En este juego había que reventar los globos de los malos y evitar que te reventaran los propios, siempre tenías que sobrevivir a tres fases como fuera, al menos con un globo, para así en la fase de bonus recuperarlo y vuelta a empezar. No había muchas pantallas distintas y de hecho se iban repitiendo siguiendo el mismo orden, pero los enemigos cada vez se movían más rápido y se ponían más puñeteros. Como no daban vidas extras ni nada, todo era para simplemente tener más y más puntos, aunque una vez que le dabas la vuelta al marcador (verídico, porque lo hice varias veces y hay testigos que leen este blog) ya tenías que recordarte tú la cifra de memoria porque evidentemente no se iba a quedar ahí grabada al tener un límite más bien pequeño, aunque más lo era en fases, que una vez que pasabas de la 99, también te volvía a empezar la cuenta aunque la dificultad seguía aumentando.

animal2

En el número ocho: Animal Crossing. ¿Cuál de la saga? Cualquiera, porque son similares y todos igual de buenos, aunque curiosamente puede que al que más jugara de todos fuera al de Gamecube, que era un port del de N64. Como curiosidad, diré que ese tenía una tarjeta de memoria especial muy chula que compró Moi de segunda mano en Santiago de Compostela y que me envió por correo junto con una carta, y la carta llegó, pero de la tarjeta nunca más se supo.

bustamove4

Los puzles y yo siempre hemos ido caminando de la mano. Juego de puzle que veo, juego de puzle que pruebo. Se me dan muy, muy bien y en nada pillo cómo hacer combos tochísimos o hago llorar a los enemigos, pero no me conformo con cualquier cosa y, de hecho, algunos que la gente valora bien alto (meteos) me parecen una mierda pinchada en un palo existiendo cosas como Super Puzzle Fighter, Panel de Pon, Zoo Keeper, puyopuyo o Puzznik (y eso que éste va de otro rollo bien distinto). De hecho lo mio con este género es tan estrecho como con los rpg, por lo que debería hacer en el futuro un top propio. ¿Por qué he elegido Bust a Move 4 para este top? Pues porque me pasé tantas horas en su modo infinito o pasándome una y otra vez todos los desafíos con los mismos personajes, y porque me da tanta pena lo fastidiada que está la saga después de esta maravilla, que quería rendirle un pequeño homenaje y, ojo, que no os engañen, las chustas de reventar bolitas en móvil no son un Bust a Move o un Puzzle Bobble, son siempre mucho más chapuceras, con patrones de caída de bolas peores y sin cadenas ni personajes tan carismáticos y chulos. Es más, no me pienso acercar a esos pseudo-bust ni con un palo atado a un palo, que ya me ha llegado con ver a gente jugando a eso. <<Oh, Dios, Square-Enix, cuánto daño has hecho al mundo, creo eres la caja de Pandora, conteniendo todo lo mejor y peor. Te odio por cargarte esta saga y te adoro por otras razones.>>

crashandcocobeach

En tiempos de PSX jugaba como una condenada, pero en realidad a muy pocos juegos, sólo a esos que me gustaban muchísimo. Por eso, los pocos rpg que tenía me los pasaba una y otra vez o podía estar días enteros sin parar con juegos de puzle o con la mejor saga plataformera en 3D que haya catado nunca: Crash Bandicoot, pero sobre todo di caña a su segunda entrega, que me parecía la mejor de lejos e incluso, como curiosidad, añadí su nombre de refilón en una historia que escribí hace la tira de tiempo. Me sabía las fases ya de memoria todas, pero aun así nunca me cansaba de ir pegando botes, entrando en cada fase de bonus oculta, reventando cajas, luchando contra Neo Cortex… pero si hasta me hacía gracia su doblaje en español y todo. Lástima que tras esa trilogía inicial Crash fuera a parar a otras manos y se convirtiera en una saga cutre del montón. Ojalá volviera el Crash de siempre y de paso ese Sonic regordete gracioso.

vesperia-characters

Aunque mi primer Tales of fue el Eternia, y el primero que me encantó fue Symphonia y conocí a un grupo de jrock flipante gracias a Abyss, mi favorito es Tales of Vesperia porque es el primero con un protagonista molón y con un buen par de cojones. Un caballero oscuro que hace lo que cree oportuno aunque no esté aceptado por la sociedad y rodeado de personajes de lo más guay también, porque con un perro malote de acompañante, con un madurito interesante y con una maga bollera divertidísima, no hay discusión posible. La de historias que podría contar sobre mi amor por los Tales y sobre todo por este, darían para un blog únicamente sobre eso, pero de verdad que no os podéis imaginar lo que escuece que no llegará la versión bonita de PS3 a occidente y que tan solo lo hiciera “la beta” de X360 tan falta de contenido en comparación.

tetris_32c5

Llegamos al puesto número 4. Creo que nací con un tetris debajo del brazo, o con un tetrimino cogido de la mano, no lo sé. El caso es que esto nació en 1984, como yo, y desde bien mica ya estaba por las recreativas jugando a Tetris, pidiéndoselo a mis primas para mi NES y después pillando esa misma versión para una Gameboy que compré de segunda mano que quería con unas ganas tremendas para poder seguir limpiando líneas de fichas. Curiosamente, bastante gente se pensaba que era un juego sin final, pero si hacías el número suficiente de Tetris, sí que se terminaba la partida, aunque después han salido casi tantas versiones como setas en parajes húmedos y ahí ya cada uno tiene sus reglas y sus historias, aunque para mí los mejores son el Tetris World de PSX —por darle un toque diferente y de estrategia al utilizar las piezas para abril camino a un arqueólogo menos intrépido que Indiana Jones— y el primero de DS, desarrollado por Nintendo —por ofrecer esas partidas online a cuatro bandas con lanzamiento de objetos y una estructura sólida junto con la velocidad ajustadísima de caída de piezas, unida a las rotaciones infinitas—.

chrono-trigger-1

Medalla de bronce para el mejor rpg creado jamás con un dream team de aúpa gracias al cual todo es perfecto: diseño de personajes, sistema de combates y sobre todo esa historia con saltos en el tiempo y con un montón de finales distintos según lo que hicieras. Hablo de Chrono Trigger y me lo pasé en emulador por primera vez, aunque había un problema y es que en mi ordenador en algunas escenas no sonaba y de hecho en una en la que había que activar una palanca después de oír una señal, no sonaba y tenía dos opciones: o intentar sacarlo por suerte (no podía calcular de ningún modo cuándo darle y era la única manera de avanzar) o intentar correrlo en otro emulador. Al final hice lo del otro emulador, pero los saves no eran compatibles y tuve que volver a empezar de cero, aprovechando para hacer bien todas las cosas del inicio, en la feria milenaria, para que durante el juicio no me acusaran de nada y mucho menos de intentar robarle el collar a la dama o la comida a un pobre hombre, pero siempre le pueden sacar puntilla a todo, incluso cuando eras un chaval modelo, y de la celda no te salva nadie. Años después lo compré para DS, pero ojo, que fue por internet y me colaron una copia china con su caja y su todo, pero era una rom (de este tema hablé en otro blog que tuve) y me tocó pillar de nuevo uno ya original para poder volver a ir a la era de Robo y a caminar entre dinosaurios de una manera muchísimo mejor que con los audiolibrojuegos de Wonderbook. No lo he rejugado tanto como el que se lleva la plata aquí, ni tengo a un ídolo hecho personaje, pero todo en Chrono Trigger enamora tanto, que basta con pensar en cualquier escena para temblar de la emoción.

Logo_Final_Fantasy_VII

Chrono Trigger es el mejor rpg de todos los tiempos, pero es que adoro Final Fantasy. He jugado a todos los numerados desde el primero (aunque los viejillos los cogí más tarde), y mi primero fue FF VII que me caló tanto que me lo sé de memoria y no me canso ni me cansaré nunca, ni siquiera de  lo ridículo que es Cloud antes y después de estar en silla de ruedas. Qué le vamos a hacer si en realidad el protagonista es un segundón que necesita de Sephiroth y de sus amigos para brillar o para entregar la Materia Oscura. FF VII es mi favorito, pese a esa desastrosa traducción que ha dado pie a tantas bromas y que recordaría por la tanda de veces que lo he rejugado y, hablando de la traducción, lo mejor de todo es que existe el “Proyecto Allé Voy” de mi amigo @Dan_Kawaguchi, para que ciertas frases queden en internet a la vista de todos para la posteridad. ¿Quién no quiere ver los continuos cambios de género en los personajes, las frases sin sentido o que te digan que tienen tu dinero caliente? La historia de Sephiroth, el mejor villano de todos los tiempos, me cautivó y me tuvo pegada a los mandos un verano entero, pero es que al poco volví a empezar la partida, y después jugué otra vez y otra más… siempre tenía una nueva meta o ganas de volver a ver ciertas escenas, como la del final del disco uno, que junto con la paternidad declarada de Darth Vader es de los spoilers más extendidos alegremente. No quería decirlo, pero “allé voy” ya que estamos entre nosotros, la verdadera razón de todas por la que el momento en el que empecé de nuevo a jugar a Pazudora en el móvil era por la inminente colaboración con FF y eso que Sephiroth no estaba ni anunciado, pero el que finalmente lo añadieran y encima cayera en mi equipo para mí han supuesto que ahora esa partida sea casi tan importante como la PS3 edición Cloud Black o mis cositas amadas de FF VII, al que por cierto jugaré de nuevo muy pronto, en cuanto que esté como digital en PS4, para salvar a Nanaki y poder ir a Cañón Cosmo, para ayudar a Cid con su cohete, para dejarme robar por Yuffie o para dejar sin un duro a los de Gold Saucer después de que ellos me sablen por el pase de temporada, porque de algún sitio tengo que sacar yo dinero para mi casa en la Costa del Sol.

smb3

Mi número uno es para Mario. Super Mario Bros 3 es para mí la perfección hecha videojuego. Me sé todas las fases de todos los mundos y aunque siempre recojo todas las flautas mágicas de los atajos, nunca las uso porque me encanta ir fase por fase, saboreando todo como si fuera la primera, sin importarme tener las 99 vidas (el máximo permitido) a las primeras de cambio, a veces desde la segunda fase del primer mundo por botar sin parar sobre los goomba para ganar una vida tras otra una vez conseguidos los 8000 puntos de rigor. Llegué a aprenderme los tableros de cartas y eso que son aleatorios y hay ocho distintos con ligeras diferencias, ahorraba el traje de tanooki como si me fuera la vida en ello, y siempre me sentía mal al poder ir montada sobre una bota tan solo durante una fase en todo el juego. Mataba peces con la cola en lugar de con bolas de fuego, utilizaba el traje de rana en fases dificillas de calcular los saltos a tope en las que no se podía ni retroceder porque recibías empujones y también entraba una y otra vez en tuberías del desierto hasta que el cronómetro estaba cercano al cero, e igual que Mutenroshi destrozó la Luna, yo hice lo propio con el Sol.

persona 4

Mi mención especial o BONUS es para Persona 4, por esa Semana Santa en plan Hikkikomori sacando todos los Social Link, llorando con la escena del hospital de Nanako y queriendo más a Kanji por ver que es el que más huevos tiene de todo el grupo (lógico, porque Yosuke se los dejó con la bici al principio del juego, Teddie es un oso del mundo de las sombras y el prota es un poco paradito). La inclusión de los Social Link a partir de la tercera entrega fue de lo mejor que pudo hacer Atlus en toda su existencia y además en el 4 lo haces con todos los amigos y personajes cercanos, que en el tres lo de algunos es un poco de chiste. Es todo tan maravillosísimo que muero de ganas de que salga de una vez el 5, que además ha sido una generación entera sin gritar eso de “PERSONA” y se hace esto más largo que un día sin pan, por mucho que haya habido esos ports para portátil y que gracias al de Persona 4: The Golden haya podido jugar de nuevo, explotando aún más el tema de interactuar con los personajes del entorno, apurando mejor el calendario y que haya conocido a Marie o me haya reenamorado de Chie y de Naoto. Por eso y más, Persona 4 es mi + 1 en este top personal. ¿Os esperabáis esto? ¿Qué juegos os molan más que nada a vosotros?

[Arriba]

the Strain: Vampiros que no muerden, pero succionan como ninguno

The-Strain-2

Es divertido, yo no sabía que era fan de Guillermo del Toro, pero lo era. ¿Un tío listo enamorado del terror que encima crea cosas chulas y que es un friki de cuidado? Ponedme dos tazas, por favor. Sin embargo, hasta que no comencé a ver The Strain en la tele, mi cabeza no me hizo recordar lo mucho que había flipado con el Laberinto del Fauno y ahí empezó toda mi aventura de exploración e investigación sobre el cineasta y escritor mexicano y todo por una pequeña obsesión provocada por su visión de los vampiros; suya y de su amigo Chuck Culkin, coautor de las novelas de las que nace esta serie que se estuvo emitiendo en Cuatro y que seguí religiosamente, mordiéndome las uñas, incluso con el poco respeto de la cadena hacia los televidentes durante la emisión de los dos últimos episodios.

La serie comienza con un accidente de avión, pero éste no se estrella ni los pasajeros terminan en una isla desierta ni nada por el estilo, sino que al aterrizar es cuando hay problemas ya que un vampiro súper poderoso había viajado ahí con su ataud. Aquí no hay viajes en barco, sino que directamente se  cuela dentro de todos los pesadísimos controles sin que le dé la luz y sin levantar sospechas, ¿y cómo? Pues con la ayuda de un multimillonario excéntrico que quiere algo a cambio, aunque podría no conseguirlo.

the-strain-104-recap-fxThe Strain tan solo cuenta con una temporada (aunque tiene una segunda anunciada) y en ella descubrimos cosas sobre el Amo, ese vampiro que se traslada desde Rumanía hasta Nueva York para sembrar el caos en nada de tiempo, ya que una vez que hace de las suyas en el avión y tiene sus infectados, a sus vampiros de primer orden, éstos no tardarán en buscar nuevas víctimas, que a su vez también querrán succionarle la sangre a quien puedan y si es a un ser querido, pues mucho mejor, ya que se cuenta que el amor, al transformarse un humano en strigoi, es la peor de las armas y ciega para que uno persiga sin tregua a aquellos por los que en su condición natural hubiera dado incluso la vida.

La serie es interesantísima, aunque en ocasiones es un poco desagradable por ver por ejemplo gusanos dentro de los ojos o alguna que otra escena gore, aunque toda esta violencia o el tema de los parásitos tiene su razón de ser y mola un montón. Los personajes no evolucionan demasiado, porque pasan muy pocos días y, de hecho, el médico que intenta tratar la epidemia de manera científica y que en cierto modo es el protagonista, termina peor, porque al principio parecía medio tonto y al final de la temporada ya queda confirmado que es idiota de remate, pero afortunadamente, un personaje hostiable (dos, si contamos que tuvo descendencia y que de tal palo, tal astilla) the-strain-episode-1-13-the-master-season-finale-promotional-photono fastidian la serie. Pero claro, tampoco mejoran escenas sueltas porque los secundarios y el resto del grupo tienen tanto peso, que se termina ignorando prácticamente todo lo que parte de un personaje que está como trasfondo de vida familiar, dentro de todo el caos que hay sobre Manhattan. Afortunadamente, el resto de personajes principales molan bastante todos (sobre todo el profesor que está de vuelta de todo y que no es la primera vez que se enfrenta al Amo) y también hay unos cuantos secundarios con sus momentos de gloria o con sus historias que enriquecen la trama.

Una cosa que llama la atención es que estos vampiros, aunque chupan sangre, no lo hacen mordiendo a nadie con unos colmillos, sino que tienen una especie de lengua hiperdesarrollada que lanzan a mala leche contra sus presas, buscando siempre arterias. Tampoco les hacen daño los crucifijos o el ajo… aunque sí la luz del sol. Todas estas cosas, se explican desde el principio y se van repitiendo o aportando más datos sobre su naturaleza, prácticamente siempre desde la voz de Setrakiam, el personaje más guay (de lejos) de The Strain, ése mismo que ya había tenido sus aventuras con el Amo, en Rumanía.

Por tanto, The Strain no es una serie normal de vampiros y, tanto es así, que en realidad me estoy leyendo las novelas, para así conocer las diferencias con la adaptación a la pequeña pantalla y también para saber lo que puede pasar más adelante, porque el mono tras quedarse tantos cabos sueltos era poderoso en mí, como el lado oscuro en Anakim.

[Arriba]

La sinfonía de las diosas llegó a Milano y la presenciamos desde la primera fila

2015-04-24-Milano_Zelda-048

Entre los días 24 y 26 de abril, mi amorcito y yo estuvimos en Milán y de este viaje hablaré en otro post, ya que en éste prefiero hacerlo del principal motivo para que nos embarcáramos rumbo a la capital de la moda en Europa: el concierto de Zelda.

Cuando anunciaron la nueva gira europea, hace unos cuantos meses, en realidad no sabíamos que se trataba tan solo de una parte y que se ampliaría a más ciudades en caso de tener éxito, por lo que ni idea teníamos de que en realidad para otoño esto vaya a llegar a Madrid y Barcelona también, y lo más curioso es que precisamente lo hace a través de los italianos. Aun así, que escogiéramos esta ciudad y no otra como Londres o Dusseldorf era también por pisar suelo italiano y para que yo pudiera practicar un poco el idioma fuera de las aulas.

El hecho de que más adelante haya concierto de Zelda por aquí cerca no ha provocado ni por asomo que nos hayamos arrepentido de ir hasta allí: primero porque así hemos visto una ciudad que queríamos visitar igualmente, segundo, porque lo hemos pasado como enanos y, tercero, porque las entradas buenas de allí son bastante más baratas que las de Madrid y encima el Palacio de Vistalegre es bastante peor que el teatro en el que estuvimos. En realidad podríamos ir de nuevo si quisiéramos… pero mejor nos ahorramos las perras para otra ocasión, que nunca está de más.

2015-04-24-Milano_Zelda-049Ni Moi ni yo habíamos estado nunca en un concierto de videojuegos. Bueno, me refiero a uno con instrumentos de verdad y no con gameboys y chiptunes o con chavales que sean fans de algo y tengan sus versiones, pero que no sea algo oficial, porque para eso pues tenemos retroMadrid o algún salón de manga o cosas así, pero no es lo mismo (con todos los respetos a las bandas tributo de chavales y a los funde-gameboys) y lo de este concierto fue un alucine porque todo el mundo iba con ropas y accesorios de Zelda e incluso había una tienda con pósters y camisetas de recuerdo. Nosotros íbamos con una camiseta de Zelda cada uno y por un poco de mala suerte, una sudadera que tenía pensado llevar Moi y que compró por internet llegó un día tarde (justo cuando estábamos ya rumbo a Milán) y a mí la tarde anterior se me perdió uno de mis pendientes de la Trifuerza. Fue muy curioso y divertido ver a todo el mundo con cosas de Zelda, con las consolas encendidas antes de que el concierto empezara y escuchando varios idiomas por aquello de que se había trasladado bastante gente de diversos países, pero lo que lo fue aún más era lo callados que nos quedamos todos según aparecieron los miembros de la orquesta y su directora. ¡Esto no tenía nada que ver con irse a ver una proyección de una película de anime al cine, que siempre hay grupitos de alborotadores que dan por saco! Menuda felicidad, chicos.

2015-04-24-Milano_Zelda-051El concierto empezó fuerte, muy fuerte, haciendo un repaso a las distintas melodías de Zelda desde el origen del los tiempos, cuando en NES nos volvíamos locos en cada templo. Ya desde la primera canción se le ponían a uno los pelos como escarpias con cada nota que salía de los instrumentos de esos músicos que seguían atentos las instrucciones de su directora y con esos coros que sonaban como los ángeles en los momentos oportunos. Tras una hora o así, tuvimos un descanso, para dar paso a algo más de una hora en su segunda parte, ya que hubo dos o tres bis, y si hubieran tenido más cosas en las partituras, aún estaban tocando para nosotros, porque nadie se levantaba de sus asientos y todo el mundo aplaudía y aplaudía de la emoción, deseando que eso no terminase.

Para los fans supremos de Zelda fue una maravilla acústica y se hizo un repaso musical de temas de prácticamente todos los juegos, centrándose sobre todo en Ocarina of Time y Majora’s Mask porque no solo son los favoritos de la mayoría, sino que también, tras el reciente lanzamiento del remake en 3DS, era el momento. Yo debo reconocer que podéis apedrearme, porque todavía no me he acabado ninguno y en varios he estado a puntito en el pasado, pero estoy en ello, quiero librarme de mis pecados y apreciar aún más la belleza de Hyrule y de su cronología, pero a pesar de esto, lo pasé de maravilla y estaba todo el rato esperando a que en la pantalla saliera algo de Skyward Sword, que casi parecía el gran olvidado, aunque luego también tuvo su momento de gloria.

Lo que sí, es que si no sois fans o no sabéis de qué van las historias, os vais a comer todos los spoilers del mundo, porque en los vídeos escogidos como acompañamiento de la música (y no al revés) salen escenas pepinas, incluidos los finales —que a mí no me destriparon nada porque esas cosas las tenía vistas por partidas de Moi y cosas así— pero bueno, también es que estas cosas están pensadas precisamente para los seguidores del universo Zelda y no para almas impuras (como un poquito la mía).

Ahora, tras esta experiencia, no dejo de pensar en cuándo harán el próximo de Final Fantasy con Nobuo Uematsu, ya que son varios años queriendo ir y ahora sí que no lo dejaríamos escapar, para llorar con algunos temas, si se diera el caso.

2015-04-24-Milano_Zelda-052

[Arriba]