No se puede buscar correctamente a Wally desde el móvil

Waldo

¿Hay alguien que no conozca a Wally? Puede que los más jovencitos no, ya que esto es un poco del siglo pasado, su boom en España con los libros es cosa de los noventa, así como las páginas que venían cada domingo en “El pequeño país”, de manera que quizás sí haya gente que no sepa que Wally (o Waldo en otros lares) es un trotamundos que siempre está de aquí para allá, mezclado entre el gentío y pidiéndole a cualquier desconocido que le saque fotos desde arriba sin que se moleste ni en enfocarle ni tampoco en dejarlo centrado. Su entretenimiento, además de ir a sitios donde, a ser posible haya peña muy rara y muchos tonos rojos y blancos, está en enviar postales siempre pidiendo que los demás le encuentren. De momento no se ha perdido nunca en el estadio del Atleti, pero todo se andará.

El caso, es que el otro día, enredando con el móvil, me encontré una aplicación de Wally y la curiosidad mató al gato. Jamás me hubiera imaginado que pudieran hacer un free-to-play de eso, ni que la idea una vez llevada a cabo se tornara en algo tan desastroso. Tienes un cronómetro para ir encontrando cosas, entre ellas a Wally y para poder ver imágenes nuevas tienes que “pasarte” la primera (o dos o tres primeras a lo sumo, que es lo que se desbloquea rápido) tantas veces que ya podrías incluso dibujar tú mismo eso de cabeza y te quedaría clavado. Vamos, un coñazo que se carga la gracia de siempre, ya que lo más cercano a cronometrarse uno era poner la hoja en medio y buscar entre varios para que el primero en verlo gritara y señalara dónde leches está Wally.

Lo que me pregunto es quién estaría dispuesto a pagar por la aplicación de móvil con lo desastrosa que es y con lo petadísima de publicidad que va sin ofrecerse siquiera la opción de quitarla al apoyarla económicamente, que es lo suelen hacer los desarrolladores en esos casos.

Ni que decir tiene que corrí a desinstalar eso y que si no queréis sufrir, no seáis tan curiosos como lo fui yo, porque gastar tiempo y batería en algo tan cutre no merece la pena.

Anterior

De puzles, dragones y colaboraciones

Siguiente

La sinfonía de las diosas llegó a Milano y la presenciamos desde la primera fila

2 Comentarios

  1. Wally acompañó a toda una generación (o generación y media xD), pero aplicarlo a formatos de hoy en día no tiene mucha cabida, ¿no? En libro es como más gracia tiene ^^

    Hace un par de añitos fui a mi ciudad natal, a casa de mis abuelos, y mientras los adultos hablaban de sus cosas aburridas de adultos y los niños jugaban a sus juegos aburridos de niños, los adultos-jóvenes cogimos un par de libros de Wally y nos lo pasamos bomba buscando entre páginas, jajajaja. Los Chunguis también me encantaban de pequeña 😛

    • Es que Wally es mucho Wally y por mucho que intenten hacernos creer que todo funciona dentro de una pantalla o metiendo tecnología por medio, va a ser que no.

      Os imagino a todos ahí en corro lanzandoos contra los libros cada vez que veíais a Wally, y me río yo sola. xDD

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén