Mes: abril 2015

No se puede buscar correctamente a Wally desde el móvil

Waldo

¿Hay alguien que no conozca a Wally? Puede que los más jovencitos no, ya que esto es un poco del siglo pasado, su boom en España con los libros es cosa de los noventa, así como las páginas que venían cada domingo en “El pequeño país”, de manera que quizás sí haya gente que no sepa que Wally (o Waldo en otros lares) es un trotamundos que siempre está de aquí para allá, mezclado entre el gentío y pidiéndole a cualquier desconocido que le saque fotos desde arriba sin que se moleste ni en enfocarle ni tampoco en dejarlo centrado. Su entretenimiento, además de ir a sitios donde, a ser posible haya peña muy rara y muchos tonos rojos y blancos, está en enviar postales siempre pidiendo que los demás le encuentren. De momento no se ha perdido nunca en el estadio del Atleti, pero todo se andará.

El caso, es que el otro día, enredando con el móvil, me encontré una aplicación de Wally y la curiosidad mató al gato. Jamás me hubiera imaginado que pudieran hacer un free-to-play de eso, ni que la idea una vez llevada a cabo se tornara en algo tan desastroso. Tienes un cronómetro para ir encontrando cosas, entre ellas a Wally y para poder ver imágenes nuevas tienes que “pasarte” la primera (o dos o tres primeras a lo sumo, que es lo que se desbloquea rápido) tantas veces que ya podrías incluso dibujar tú mismo eso de cabeza y te quedaría clavado. Vamos, un coñazo que se carga la gracia de siempre, ya que lo más cercano a cronometrarse uno era poner la hoja en medio y buscar entre varios para que el primero en verlo gritara y señalara dónde leches está Wally.

Lo que me pregunto es quién estaría dispuesto a pagar por la aplicación de móvil con lo desastrosa que es y con lo petadísima de publicidad que va sin ofrecerse siquiera la opción de quitarla al apoyarla económicamente, que es lo suelen hacer los desarrolladores en esos casos.

Ni que decir tiene que corrí a desinstalar eso y que si no queréis sufrir, no seáis tan curiosos como lo fui yo, porque gastar tiempo y batería en algo tan cutre no merece la pena.

De puzles, dragones y colaboraciones

pazudoraHoy vengo a hablar de otro jueguillo de móvil al que hago algo de caso de vez en cuando, aunque en menor medida que a  Love Live SIF (del que, por cierto, he perdido la cuenta B, por lo que solo tengo una, como la gente normal). Puzzle & Dragons es un juego superpopular de GungHo que no tardará en llegarnos a 3DS en Europa, razón por la cual, después de varios intentos fallidos en anteriores móviles y etapas (algo terminaba petando y una vez perdí mi código ID y con ello mi partida) lo tengo de nuevo y ahora muchísimo mejor cuidado, entre saber más cosas de él, ya que es mucho más profundo en su sistema de lo que puede parecer a simple vista y que también tengo algunas cartas bien buenas para ser una novatilla que juega desde hace unas… dos semanas.

Puzzle & Dragons (de ahora en adelante, pazudora) es un juego de puzles en el que coleccionas cartas que subes de nivel y que en muchos casos puedes evolucionar a otras formas mejores. Cada carta tiene como mínimo un color asignado para ser más poderoso con él y defenderse mejor de él, y también tienen habilidades propias de personaje activo en el equipo e incluso, algunas, de líder. Puede sonar complicado, quizás, pero una vez que uno está manos a la obra, no lo es tanto, aunque montarse buenos equipos o cuidar bien de las cartas tiene su tela.

Para empezar, ya que las cartas son nuestra fuente de vida en pazudora, un juego de puzles por turnos de juntar orbes de colores intentando tirar de las debilidades de los enemigos de cada mazmorra, no podemos ir al tuntún con cualquier cosa… aunque al principio no nos quede otra que conformarnos con ello. Para poder tener equipos majos (o por lo menos lo suficientemente decentes como para ir superando fases y desafíos en lo que subimos de nivel y vamos moviendo la mano más rapidito por la pantalla para sacar combos mayores) tenemos dos sistemas: esperar a que nos caigan monstruos o sacarlos de la máquina de gachas. De esto tenemos que saber otras dos cosas más: que no todo lo que nos encontremos en las pantallas puede caernos (algunas tienen un porcentaje muy bajo y otras directamente nulo) y que en las máquinas de gacha puede salirte de todo, por lo que uno iría de cabeza ahí si no fuera que no son gratis, ya que en la primera de ellas te salen monstruos no muy buenos (y materiales para esos monstruos) tenemos que gastar puntos de amigo, que se consiguen simplemente por viciar y escoger los líderes de gente random para que nos ayuden, ganando 5 puntos de amigo si no los tenemos en nuestra lista de coleguillas y 10 si sí que los tenemos (e incluso 100 si estamos en la lista de “mejor amigo”), mientras que las siguientes cuestan cristales, que se consiguen entrando al juego X días, pasándose las mazmorras por primera vez, en eventos especiales, etc. pero son limitadillas y necesarias también para subir el número de cajas libres en las que almacenar nuestros monstruos, así que no podremos pasarnos la vida tirando en las gachas guays.

No quiero marearos mucho con datos raros, sino más bien atraeros al lado oscuro, ése que en territorio nipón cuenta con  35 millones de cuentas y del que habrá una celebración que comienza justo hoy mismo, por si queréis animaros.

Cuando comencé a jugar, el Domingo de Resurrección, fue porque de repente recordé que había un evento de Dragon Ball Z y me parecía un buen momento para estar ahí de cero, al pie del cañón, matando de paso el mono de lo que está por llegar para 3DS y que posiblemente se corone en el podio de a lo que más horas llegue a echar. Cada nada suele haber eventos de colaboración entre empresas y de hecho ahora hay uno de Bandai con Shinra Bansho del que estoy pasando porque no me interesa esa IP, pero al de Dragon Ball Z le eché sus buenas partidas, ya que teníamos dos salas con mazmorras de distintas dificultades y con distintos monstruos que podían caerte, así que me hice, a lo tonto, con las cinco fuerzas especiales de Freezer y algún personaje random de esos de Kai que uno no sabe ni el nombre, pero también conseguí a Dabra y a Babidí. En gemas, ya que estaba pesadita con que quería un personaje tocho (Goku, Gohan, Vegeta, Gotenks…) cada vez que reunía 5 iba de cabeza y no se me dio demasiado mal, ya que por mí misma me saqué dos Videl, un Krillin, un Piccolo e incluso a Yamsha, pero aquí el potrero con lo de pedirle el deseo al Dragón Sagrado resultó ser Moi que me sacó dos Goku, de manera que tengo a uno para usar y otro para admirar, al más propio estilo de Konata en Lucky Star.

Lo suyo es crearse equipos monocromáticos o bicromáticos, pero como todavía no llevo demasiado tiempo jugando y no tengo muchos bichos, tengo un equipo principal de todo un poco, y luego cinco de prueba por colores que simplemente están creados para ir cambiando cosas de ellos o evolucionando algunos dragones y demás que sí me gustan.

pazudora main

Ése es mi equipo principal, tengo registrados a los personajes en una base de datos que me indica también los materiales que voy necesitando para las evoluciones y demás, por lo que es muy útil. Los cinco primeros personajes son míos, el otro Goku no es mi segunda unidad, sino un amigo de apoyo, ya que a la derecha de todo siempre sale un líder de un amigo (menos en mazmorras de desafío con amigos, pero vamos, en todas las mazmorras de tipo normal, especial o técnico que no estén dentro de ese modo raro, va con cinco tuyos y uno de un amigo). Tengo a mi Goku de líder porque su habilidad es tremenda al meter multiplicador sea como sea tu combo como sea de un mínimo de cuatro, mientras que a Ginyu, Piccolo, Krillin y Fuerza Veloz los tengo ahí para poder dar leches bien en cada color al ser bastante fuertecillos. Sé que he dicho que es mejor que sea todo monocromático y tal, pero… he calculado y me sale mucho mejor así de momento, porque si no, mis opciones serían un poco pobres:

No hace falta ni conocer a los monstruos, basta con mirar los números de su nivel y de sus indicadores de stats añadidas (esos numeritos amarillos con el + delante) para ya intuir que la cosa no está muy allá. Pero de paso, os digo que la mayoría son monstruos de rareza baja y que otros, que no están mal, no me valen para nada hasta que no los evolucione un poco, como pueden ser el Dragón Volcánico y Titán en el equipo rojo o el Vampiro en el equipo morado.

Es divertido porque, si os fijáis, cada color tiene su elemento asignado y de ahí sacamos lo de las debilidades de las que hablaba: fuego, naturaleza y agua, con cartas que hacen 200 de su propio color y 50 del resto; y luz y oscuridad con cartas que hacen 200 desde su propio color y 100 del resto, pero esa agresividad tiene también carencias en otros aspectos, ya que todo está muy equilibrado y pensado, solo que ese factor es de los que más toman en cuenta muchos jugadores de pazudora para ir a saco con sus equipos, mientras que yo, como enamorada de los gatos, me he creado uno poco útil, pero tremendamente mono y muy curativo con cinco gatitos sagrados:

pazuneko

¿Os gusta mi equipo de pazuneko? Durante el evento de Dragon Ball Z salía a veces la torre de Karin y no pude evitar subirla y jugar con ese gatito tan salado, ese tercer maestro de Goku al que tanto quiero.

Antes he mencionado que no estoy haciendo caso a la colaboración con Shinra Bansho, pero eso no quiere decir que tenga abandonado el juego, ya que tengo un montón de mazmorras clásicas, especiales y técnicas para pasarme por vez primera y otras para repetir para buscar algunas cartas específicas y también están las mazmorras que cambian cada día u otros eventillos que van surgiendo, como el de personajes como Lucifer o Hera con trajes de estudiante de instituto que también está ahora. La verdad es que la version nipona de pazudora está repletita de cosas y puesto que no está para android en Europa, prefiero ésa que la americana que está más bien escasa de contenido… y sin gatos.

En otra ocasión hablaré de mis progresos, pero de momento solo quiero saber quiénes de vosotros jugáis también a pazudora o tenéis pensado hacerlo en el futuro bien en móvil o en consola.

[Arriba]

Broadchurch

broadchurch_thumbnail_02_web

Por cuestiones de azar, recuerdos raros que afloran repentinamente sin que uno sepa a santo de qué tipo de asociación se aparecen cual borracho en los baños de los bares, cayó recientemente en casa la primera temporada de Broadchurch una serie británica de la que no sabíamos nada sobre su trama o género, pero con ver la cara de David Tennant (el décimo Doctor, ojo) ya fue suficiente como para verla y además rapidito, no como Rebound que me costaba ponerme al ser tan del montón y tontuna.

Broadchurch es una serie de detectives en la que Tennant y un compañera suya llevan un caso del homicidio de un niño pequeño, que justamente era el mejor amigo de la detective que acompaña a este hombre que tuvo que dejar de ser el Doctor por problemas de espalda tras tantas acrobacias y carreras en esa interpretación tan movida.

La temporada entera trata sobre el mismo caso, no tenemos por tanto a los policías yendo de aquí para allá resolviendo cosas, pero todo da de sí lo suficiente como para que descubramos que no todo es tan tranquilo en ese pueblo que en apariencia lo era, que hay bastante capullo suelto y unos cuantos con psicopatías graves, para que así sospechemos de unos cuantos y esto se vuelva interesante, porque si desde el principio se supiera todo, tendríamos una película de domingo a mediodía en prácticamente cualquier cadena.

A pesar de que todo termina requetecerrado y que está bastante forzado el trasfondo de personaje de Tennant, existe una segunda temporada que todavía no ha comenzado a emitirse en España, pero cuando lo haga, tocará darle un tiento.

Como los peligros de internet son inescrutables, cuando estaba buscando alguna imagen para este post, lo primero que me encontré prácticamente fueron cosas como “el asesino es…” o fotos suyas diciendo que era la persona culpable de la muerte del niño, vamos que si me hubiera dado por buscar información de algún tipo sobre la serie antes de acabarla (sobre sus actores, lugar donde se rodaba o lo que fuera), me habría comido eso con patatas. Menudo horror el tema de los spoiler, tema que da para reflexionar largo y tendido.

[Arriba]