Reiniciando mi colección de Pokémon con Pokémon Omega Rubí

Pikachu.full.1568253

La semana pasada me acabé Pokémon Rubí en su nueva versión para 3DS. No jugaba a un pokémon de la serie principal desde el primero de los de la serie Blanco y Negro, por lo que todos esos cambios y añadidos de megaevoluciones, caminar en diagonal, etc. no los había vivido, sino que los conocía de leerlos o incluso escribir cosas sobre ellos en SavePoint y demás. Tampoco es que jugara a la versión Rubí original ya que en mi GBA no tenía apenas juegos, por lo que mi cúmulo de horas gastadas en esa portátil fue para Mario Tennis, Final Fantasy Advance, YugiOh! y Kingdom Hearts: Chain of Memories. Soy, podría decirse, una fan de pokémon rara, porque si bien me gustan bastante y adoro a Pikachu y Charmander (mis chuminadas como cuaderno, calcetines, etc. lo certifican) al mismo tiempo me daba bastante igual jugar cuando van saliendo las nuevas entregas o esperar indefinidamente, pero lo curioso es que cuando por fin pillo uno, me meto vicios bastante considerables, dentro de lo que las obligaciones y tareas múltiples me permiten.

Al igual que muchos, comencé con la primera generación, esa de Rojo/Azul a la que siguió un Amarillo, que por supuesto era mi favorito de los tres porque Pikachu te seguía, y aunque era un detalle muy tonto, a mí me encantaba ir con él de pueblo en pueblo. Después también vicié de lo lindo al de cartas y al de pinball (aunque muuuucho más al de cartas) y ya todo lo que tuviera con Pokémon se durmió dentro de mí hasta que llegamos a la generación de DS, que volvieron las ganas de capturar bichejos y además conocí la saga de Mundo Misterioso que me enamoró por completo y que es precisamente con la que volví a ver a los pokémon ya en 3DS, antes de lanzarme a comprar X o Y ni nada por el estilo. Con esto, quiero decir que cogí con muchas ganas Rubí y que lo he explotado bastante, aunque todavía podría darle un par de vueltas más completas para conseguirme los dos iniciales que descarté en mi primera larguísima partida.

pikachu_sleeping_by_jackspade2012-d5na29l

Pese a los cambios, es como siempre si acotamos al máximo: vete de tu pueblo, hazte con las 8 medallas de los 8 gimnasios y después supera el último gran desafío, la Liga Pokémon. Pero es no implica que el camino hasta lograr eso no sea largo y divertido, al tener que cazar de nuevo a tropecientos bichos, que éstos tengan distintas naturalezas y tipos o, sobre todo, las risas que nos podremos echar en ocasiones al hablar con algunos personajes ya que una vez más, la traducción es lo más y el equipo se ha lucido a base de bien.

Pikachu-with-pokeball-pikachu-31615402-2560-2245La historia no sorprende, es también de lo más típica en Pokémon, pero como el ansia de coleccionar a cuantos más bichos mejor y el frikismo de subir de niveles y ponerles las habilidades que queramos ya nos mantendrán enganchados a saco, eso es muy secundario. Que ojo, insisto mucho en lo de su eslógan de “hazte con todos” de un modo u otro, pero es que si juntas el tener un banco con paciencia cazando y unas dosis de suerte en intercambios internacionales o prodigiosos, terminas con una colección de lo más maja o yo no habría empezado a criar Charmander en la guardería, ni tendría un Pikachu precioso o varios legendarios de los que uno se pregunta cómo puede haber alguien que los libere a lo que salga, por azar, sin pedir nada por ellos.

Otra cosa que me ha encantado, además de los intercambios prodigiosos (a los que, como comentaba, he sacado una tajada increíble) es lo de sincronizar tu partida con un usuario que te crees online para tener regalitos varios o comprándolos directamente con moneda del juego (bayas en este caso concreto) o apostándolas en minijuegos simplones con los que puedes hacerte con un montón de minerales para mejorar las stats de tus pokémon de combate o con un número impensable de otro modo de bolas de todo tipo para capturar bichos en cualquier hora del día, lugar o circunstancia al haberlas para la oscuridad, el agua, la luz, los de tipo planta, etc.

Casualmente, he dejado este Pokémon Rubí durmiendo mientras cojo a ratos otros dos de Pokémon en mi N3DS, Pokémon Conquest y Pokémon Shuffle, que no tienen nada que ver, pero gracias a ellos seguramente sigo cazando de vez en cuando cosas para meterme en los intercambios prodigiosos porque es como jugar a la ruleta rusa, pero sin que nadie muera.

Pikachu-Couple-pikachu-31692111-500-276

Etiquetas: , , , , , , , , ,

4 respuestas a “ Reiniciando mi colección de Pokémon con Pokémon Omega Rubí ”

  1. Jerometa dice:

    ¡¡Uoo!! Que no sabía que tú también adorabas a Charmander (*_*) Quiero foto de tu colección de cositas-de-Charmander. Y quiero quedármelas, sean lo que sean xDD.

    Tu historia con Pokémon es muy similar a la mía, jejeje. Yo jugué a Rojo/Azul/Amarillo en su día, pero no había tocado ninguna otra entrega principal hasta X/Y. Y ojo, que me he pasado la vida jugando a la mayoría de spin-offs (que me gustan más que las entregas normales xD), pero yo me sigo comprando todas las principales casi como si fuera una obligación, jajaja. El X lo dejé a medias (todo el rollo del estilo me mata, en serio), pero me han dicho que juegue sí o sí al Zafiro, que no tiene toda esa pesadez y fijo que me encanta. Y nada, eso pienso hacer en algún momento =3

  2. Wish dice:

    Pe-pero… si es para que me las robes no te las enseño, y tampoco son nada del otro mundo: unos calcetines con la cara de Charmander y ya. Quería más cositas, pero no había nada de nada en el Pokémon Center ¬¬ Las otras cosas que tengo son de Pikachu que de ése sí que hay todo lo que uno quiera y más.

    Los spin-off es que tienen su encanto todos y los otros es que si te saltas unos cuantos no pasa nada y luego lo coges con más ganas. También en mi parte era un poco por ser pobre y tener que escoger entre cosas, pero si siempre prefería otros juegos, por algo sería. :p

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *