Día: 18 agosto, 2014

De tal padre, tal hijo

0002-like-father-like-son-001

Ahora que he comenzado a ver otro dorama, es buen momento para comentar también que, en uno de los múltiples ciclos de cine que montamos en casa en los que nos vemos pelis hasta que no podemos más, cayó De tal padre tal hijo (そして父になる) de Hirokazu Koreeda, del que ya habíamos visto otras como Still Walking (歩いても 歩いても) o Kiseki (奇跡) y que al igual que esas dos, es una película sobre las relaciones familiares muy a lo slice of life.

0003-like-father-like-son-002De tal padre, tal hijo trata sobre cómo dos familias que no tienen nada en común, comienzan a quedar tras descubrir que uno de los hijos de unos y el único de los otros, en realidad los cambiaron en la clínica cuando eran bebés y entonces no saben si seguir cuidándolos como habían hecho hasta el momento o si devolvérselos para que cada cual esté con la sangre de su sangre, con sus padres biológicos. Desde el principio es muy burrada que lleguen a pensar ni tan siquiera en andar trapicheando con los niños como si fueran cromos, pero el enfoque que se le da y el trasfondo de los personajes es bastante interesante aunque el film tiene algunos momentos muy lentos a eso de la mitad, pero igualmente las dos horas que dura se digieren bien entre que uno ve las borderías y frialdad de un padre calmadito que suelta puñaladas sin parar y los arrumacos y vuelos de cometas del otro tan risueño.

Llike-father-like-son-02o bueno de la película es la comparación que se hace entre las dos familias y el cómo Koreeda, una vez más, deja claro que lo importante es ser feliz y estar con quien uno quiera estar, más que tener un estatus social y un montón de dinero que llevarse a la tumba. De hecho, en la familia que solo tienen un hijo están de lo más acomodados, pero no están bien en absoluto, mientras que en el otro lugar, el otro matrimonio sí llegó a fundar un hogar de verdad y a invertir su tiempo en sus hijos aunque al mismo tiempo trabajen como unos mulos para sacarlos adelante, pero dándole más importancia a compartir buenos momentos que a intentar amasar una fortuna o heredar una empresa que probablemente tuviera otro destinatario desde el principio, como les pasa a tantos otros en la vida real.

Koreeda es un director de cine muy reconocido, que siempre hace un poco de crítica, pero sus películas, aunque me gustan, no estarían ninguna de ellas dentro de un top personal de cine japonés y eso que no he visto tantos largometrajes provenientes del país del Sol Naciente como me gustaría, si excluyo las de anime, claro, que de esas he visto un buen montón aunque también me gustaría que fueran más, así que, en ambos casos, tendré que solucionarlo viendo más y más y comentando, quizás, cosas de algunas de ellas aquí en el blog, para compartir un poco con todos mi parecer, por si alguno quiere comentar también el suyo.